Comunicación Social - OFM
 
Noticias y Comunicados Nacionales - Mayo /Noviembre 2009
 
Conferencia del académico en el Día Internacional de la Filosofía
25/11/09
ir a....
"Repensar la democracia" - Día Intenacional de la Filosofía.
Lorena Stevens Someillán y Eduardo Sarmiento
20/11/09
ir a....
Sobre la permanencia de la filosofía en el bachillerato. Academia de Filosofía Preparatoria No. 7, Universidad de Guadalajara
04/06/09
ir a....
"La condenación de la filosofía es un rasgo histórico de la derecha clerical". Roberto Martínez Gracilazo
03/06/09
ir a....
“¡Que la filosofía viva!" Rosa Esther Beltrán
03/06/09
ir a....
"La educación media". Carlos Ornelas
03/06/09
ir a....
Reprueban Monsivais y Pitol posible de desaparición de filosofía en educación. Leticia Cruz/Agencia Imagen Del Golfo
31/05/09
ir a....
"La UAP mantendrá la educación filosófica en preparatorias: Agüera". Arturo Alfaro Galán
28/05/09
ir a....
"Movilizarse contra la RIEMS, piden en Filosofía". Emir Olivares Alonso
28/05/09
ir a....
"Evitan que la filosofía salga del bachillerato". Lilian Hernández
27/05/09
ir a....
"Filosofía y bachillerato". David Calderón
27/05/09
ir a....
"Sin la filosofía, no hay amor al pensamiento". Severo Iglesias, Jorge Vázquez, Lourdes Ortiz, Greta Trangay, Joaquín Ortiz, Josué Zalapa, Arturo Raya...
27/05/09
ir a....
"Acusan a la Secretaría de Educación de suplantar contenidos filosóficos". Karina Avilés
26/05/09
ir a....
“El triunfo de la razón”. César Ricardo Luque Santana
25/05/09
ir a....
"Catedráticos en defensa de filosofía Rechazan las pretensiones de la Federación de desaparecer la materia de educación media" Jessica Martínez
25/05/09
ir a....
Precisiones a nota. Gabriel Vargas Lozano
24/05/09
ir a....
"Rectifica la SEP: filosofía sí es materia obligatoria en bachillerato".Gabriel León Zaragoza
23/05/09
ir a....
"La RIEMS, un fracaso anunciado". Alfredo Macías Narro   ir a....
"La SEP anuncia un programa de titulación para maestros". Mariana Viayra Ramírez | Nacional
22/05/09
ir a....
"Exigen estudiantes y maestros de la Universidad Autónoma de Puebla detener la eliminación de filosofía en las prepas". Arturo Alfaro Galán
21/05/09
ir a....
Posición de la comunidad universitaria de Jalisco
21/05/09
ir a....
"Busquemos la filosofía a pesar de las reformas". Mario Hernández
20/05/09
ir a....
“Rechazo a la expulsión de la filosofía de la educación media superior “. Patricia Monreal Vázquez
17/05/09
ir a....
“Rescatan Filosofía en la SEP”. Daniela Pastrana
17/05/09
ir a....
"La eliminación de la filosofía, un paso contra la laicidad de la educación: Godina"
15/05/09
ir a....
"El conocimiento, listo para usar… y tirar". Nicolás Malinowski.
13/05/09
ir a....
Buscan inclusión de materias filosóficas en Bachillerato
11/05/09
ir a....
"La filosofía y la reforma del bachillerato". Arnaldo Córdova
10/05/09
ir a....
"El Observatorio Filosófico de México acepta la propuesta de la SEP, pero con cuestionamientos. Agrupar las humanidades con las ciencias sociales en planes de prepa, solución parcial". Karina Avilés
07/05/09
ir a....
LAS AUSENCIAS HUMANÍSTICAS DE LA RIEMS
06/05/09
ir a....
"Filosofía y neoliberalismo en México" Alfonso Vázquez Salazar
05/05/09
ir a....
"Al rescate de la filosofía". Fernanda Navarro
04/05/09
ir a....
"Aberraciones, incoherencias y saqueo intelectual del gobierno espurio. La Filosofía amenazada"Fernando Buen Abad Domínguez
03/05/09
ir a....
"¿Por qué la filosofía?" Enrique Dussel A.*
02/05/09
ir a....
 

Conferencia del académico en el Día Internacional de la Filosofía

Vargas Lozano llama a evitar que "nos conviertan en números y estadísticas". Alondra Flores

25 de noviembre de 2009

ir arriba

Fuente: La Jornada
http://www.jornada.unam.mx/2009/11/25/index.php?section=cultura&article=a04n2cul

Sócrates, uno de los pilares del pensamiento universal, propuso reconocer la ignorancia, abatir la arrogancia y buscar la verdad. En honor de su nacimiento, más de 2 mil 400 años después, se celebró el Día Internacional de la Filosofía, razón por la que el investigador Gabriel Vargas Lozano hizo un llamado a reinvindicar las humanidades y la reflexión filosófica en una era de pensamiento artificial, donde los seres humanos son convertidos en números y estadísticas.

En una conferencia magistral impartida hace unos días en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, el filósofo denunció la existencia de una tendencia mundial que ha marginado en forma silenciosa la reflexión filosófica cuando vivimos en un mundo que, a pesar de gozar la intercomunicación vertiginosa, sufre de violencia extrema, desastres ecológicos y polarización sin precedente entre ricos y pobres. Se trata de un mundo en el que existe una fuerte tendencia hacia la deshumanización.

Rechazo a reforma de la SEP

Vargas Lozano, ex director de la Asociación Filosófica de México, rechazó la Reforma Integral a la Educación Media Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP) que decretó en 2008 la desaparición del área de humanidades y la transferencia de las disciplinas filosóficas, como ética, estética, introducción a la filosofía y la lógica a un sector denominado transversales, sin consultar a la comunidad académica.

Expuso que gracias a un movimiento ético en favor de las humanidades y la filosofía se evitó el daño profundo a generaciones de estudiantes de los niveles medio superior y superior, al incorporar de nuevo esos campos disciplinares. Además de la creación del Observatorio Filosófico de México, que busca la calidad académica en la enseñanza y definir el papel de las humanidades en nuestros días.

El Día Mundial de la Filosofía fue instaurado por la UNESCO en 2002 para acercar la filosofía a todo el mundo, en honor a Sócrates, quien prefirió la pena de muerte por una acusación injusta antes que violar la ley y huir de la prisión, como se lo propusieron sus amigos.


 

Celebran el Día Internacional de la Filosofía

"Repensar la democracia". Lorena Stevens Someillán y Eduardo Sarmiento

20 de noviembre de 2009

La Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM
fue la sede de la octava edición de este día,
que busca reivindicar a la filosofía con la
sociedad

ir arriba

Fuente: El Periódico
http://www.elperiodicoenlinea.com.mx/091120/nota_091120_06.html

La democracia está en crisis y es necesario repensarla e impulsarla, planteó ayer el director del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la UNAM, Guillermo Hurtado. En la celebración del Día Internacional de la Filosofía, que desde 2002 se conmemora en el mundo, reconocidos filósofos mexicanos intercambiaron reflexiones sobre el papel de la filosofía en la sociedad actual.

La cita fue en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Hurtado destacó que es en las escuelas donde deben difundirse los principios democráticos, pues si en las aulas no se enseña a los alumnos a expresarse con razones quien pagará el costo será la democracia y la propia sociedad.

La profesora emérita Juliana González, sostuvo que la filosofía es una manera de saber y vivir “conscientes de nosotros mismos”. Es la búsqueda de la verdad y “antítesis radical del dogma”, dijo la filòsofa, en una emotiva rememoración de Sócrates.

La filosofía, aseguró González, es vocación, no un oficio. “Hay algo que nos llama a ser filósofos, y si verdaderamente se le hace caso, es un llamado al autoconocimiento”.

Gabriel Vargas Lozano, coordinador del Observatorio Filosófico de México, destacó la tendencia mundial hacia la deshumanización; las humanidades, dijo, han pasado a un plano secundario y lamentó que la Paideia (educación) esté cada vez más orientada a los intereses de mercado.

Comentó además que la comunidad filosófica ha respondido con su trabajo a problemas de la sociedad, como la pobreza, derechos humanos, discriminación, pero no ha sido correspondida por autoridades o medios.

“Ahora todo depende de lo que hagamos para defenderla”, dijo.

En este sentido, Raymundo Morado, presidente de la Asociación Filosófica de México, planteó la necesidad de apoyar a la investigación y a la docencia en esta disciplina. “La filosofía tiene mucho que clarificar de los problemas cotidianos”, aseguró.

En el evento, se habló sobre la importancia de este día de forma bella y apasionada, concreta y a ratos, casi fraternal. Pero siempre con inteligencia -como se esperaría-, especialmente ahora que la filosofía debe luchar a brazo partido por mantener su lugar en un mundo que está llegando a los límites de sus presupuestos teóricos, de sus prácticas y estructuras sociales, económicas y políticas, y que se empeña en ignorar la capacidad de ésta para plantear, pensar y ofrecer tentativas de solución a estos problemas.

Un punto de coincidencia de los ponentes fue la necesidad de insistir a la SEP sobre la necesidad de que los programas de educación media superior vuelvan a incluir materias de filosofía como lógica, ética e introducción a la filosofía como tales y no tan solo como “relleno” de otras materias “afines” que han sido propuestas como resultado de la aplicación de la metodología de enseñanza por competencias (saber hacer).

En entrevista, la doctora Carmen Rovira dijo que hay que reivindicar la filosofía y las humanidades frente a la intención de desaparecerlas de parte de las autoridades, pues no quieren que los ciudadanos tengan un pensamiento crítico.

Destacó que deben romperse las diferencias que hay al interior de la Academia y esta celebración es un buen pretexto.

El dato

LA UNESCO estableció desde 2002 el Día Internacional de la Filosofía en la tercer semana de noviembre, que, emblemáticamente, coincide con el nacimiento de Sócrates de Atenas en 469 a.C.


 

Sobre la permanencia de la filosofía en el bachillerato. Academia de Filosofía Preparatoria No. 7, Universidad de Guadalajara.

4 de junio de 2009

ir arriba

Fuente: La Jornada de Jalisco. Correo Ilustrado

Señor Director: Con la finalidad de dar nuestra opinión con respecto del debate nacional en torno a la exclusión o permanencia de la filosofía en el bachillerato, le solicitamos, si lo considera pertinente, la publicación del acuerdo tomado por los integrantes de la Academia de filosofía de la preparatoria No. 7.

At'n Mtra. Ruth Padilla Muñoz

Directora General del SEMS

Universidad de Guadalajara

La verdad solamente puede ser entendida en relación con el proceso de argumentación: La verdad se define como el acuerdo racional logrado a través de la discusión crítica. Habermas.

Los abajo firmantes, miembros de la Academia de Filosofía, deseamos externar nuestros argumentos porque es nuestro derecho y nuestra obligación manifestarlos, dar algunas razones del por qué debe haber cursos de filosofía en el bachillerato, del por qué no deben camuflarse con otras denominaciones los cursos de filosofía y del por qué dichos cursos deben tener contenidos que correspondan a la filosofía y no ser una ensalada de temas ajenos a ésta.

Los que emprenden una actividad de manera sistemática y utilizan métodos racionales, abiertos, democráticos, expuestos al escrutinio, se les denomina filósofos. Platón hace decir a Sócrates que una vida que no es examinada por quien la vive, no merece ser vivida. Si el ser humano no aprende a presuponer y a examinar sus presupuestos, si las instituciones educativas no le proporcionan los medios para lograrlo y lo dejan al garete, dichas instituciones no cumplen con su función primordial y corren el riesgo de osificarse porque las creencias se endurecen y se vuelven dogmas, la imaginación se distorsiona y el intelecto se torna estéril.

¿Qué es la filosofía? La filosofía no es una ciencia en el sentido que lo son las demás, la filosofía no es un saber entre otros saberes; la filosofía es una reflexión sobre los saberes disponibles. Por esta razón la filosofía no se aprende, a lo que se aprende, decía Kant, es a filosofar. ¿Cómo? Cuestionándonos acerca de nosotros mismos, de nuestro pensamiento, del pensamiento de los demás, del mundo, de la sociedad, de lo que la experiencia nos enseña y también de lo que nos oculta. No hay una edad determinada para filosofar pero los adolescentes, más que los adultos, necesitan ser guiados en esa tarea. Esta es la razón primordial del por qué la filosofía es una asignatura necesaria en la educación media superior.

Kant resumía inicialmente el ámbito de la filosofía en tres preguntas: ¿Qué puedo hacer? ¿Qué debo hacer? ¿Qué puedo esperar? A este conjunto, agregó una cuarta, indicando que en ella quedaban incluidas las tres anteriores: ¿Qué es el hombre?

Todas estas preguntas desembocan, añadiríamos nosotros, en una quinta pregunta, que es sin duda filosófica y humanamente la cuestión principal: ¿Cómo he de vivir? En cuanto se intenta dar una respuesta inteligente a esta pregunta, se está haciendo filosofía. Y como es imposible evitar que los individuos lleguen a plantearse la quinta pregunta, hemos de concluir que la única forma de sustraerse a la filosofía es mediante la ignorancia y el oscurantismo.

Lo anterior no significa que la filosofía se reduzca a las respuestas de las interrogantes anteriores, también podemos buscar respuestas a las preguntarnos sobre el mundo, la humanidad, la felicidad, la justicia, la libertad, la muerte, Dios, el conocimiento, y un sinfín de preguntas más. Quien filosofa busca respuestas a través de la capacidad reflexiva de su mente.

La reflexión, base del filosofar, es una actividad mental volitiva que se perfecciona con la práctica; es de índole personal puesto que nadie puede filosofar por otro. La reflexión es una operación intelectiva que, como todas las operaciones de este tipo, es susceptible de desarrollarse y perfeccionarse (acción que atañe a la escuela) mediante la práctica.

Finalmente diremos que la filosofía tiene sus especialistas, sus profesionales y sus enseñantes, pero la filosofía no es fundamentalmente una especialidad, ni un oficio, ni exclusivamente una disciplina universitaria; la filosofía es una dimensión constitutiva de la existencia humana y, por ser tal, su presencia es necesaria en todo modelo de bachillerato.

¿Y, quién puede negar esto? ¿Los diseñadores de “competencias” del SEMS?

Atentamente

Integrantes de la Academia de Filosofía Preparatoria No. 7, Universidad de Guadalajara


 

"La condenación de la filosofía es un rasgo histórico de la derecha clerical". Roberto Martínez Gracilazo.

3 de junio de 2009

ir arriba

Fuente: @consulta Puebla
http://www.e-consulta.com/index.php?option=com_content&task=view&id=28830&Itemid=210

¿Qué sería de esos millones de personas carentes de los elementos educativos básicos para la reflexión sobre el bien, la justicia, la verdad y la belleza?

Sin duda alguna, ese pueblo, ese gobierno y esos millones de seres serían los nuevos bárbaros, los analfabetos espirituales del Siglo XXI.

En la discusión nacional sobre la vigencia y pertinencia de la filosofía en los bachilleratos mexicanos, falta precisión en la expresión del subsecretario de educación media superior, Miguel Székely Pardo.

Paradójicamente se puede decir que el funcionario adolece de falta de competencia comunicativa: en algunos pasajes de esta discusión con el Observatorio Filosófico ha utilizado como sinónimos las expresiones técnicas “eje” y “campo curricular”. Y, por otra parte, en publicaciones oficiales da como equivalentes los términos “disciplinas” y “asignaturas”.

Tal vez –ojala- el problema pueda reducirse a una deficiente comunicación institucional de la Subsecretaria de Educación Media Superior con la sociedad.

Los programas de estudio del bachillerato todavía contienen temas de naturaleza filosófica y la actual reforma se refiere al desarrollo de competencias relacionadas con los temas de esos programas de estudio. Aunque es aventurado afirmar lo anterior, no se puede saber con certeza dado el déficit de información –interesadamente cultivado por el gobierno- que padecemos los ciudadanos.

La RIEMS inició en octubre del 2008 con el Diplomado Desarrollo de Competencias Docentes en Educación Media Superior.

En este diplomado, en curso actualmente a nivel nacional, no existe contenido temático alguno relacionado con las Competencias Disciplinares Extendidas (“Las asignaturas en los planes y programas de estudios deben de garantizar que los educandos tengan la capacidad de asumir un comportamiento ético sustentado en principios de filosofía para el ejercicio de sus derechos y obligaciones en diferentes escenarios sociales; argumentar las repercusiones de los procesos y cambios políticos, económicos y sociales que han dado lugar al entorno socioeconómico actual; proponer soluciones a problemas de su entorno con una actitud crítica y reflexiva, creando conciencia de la importancia que tiene el equilibrio en la relación ser humano-naturaleza; argumentar sus ideas respecto a diversas corrientes filosóficas y fenómenos histórico-sociales, mediante procedimientos teórico-metodológicos; participar en la construcción de su comunidad, propiciando la interacción entre los individuos que la conforman, en el marco de la interculturalidad; valorar y promover el patrimonio histórico-cultural de su comunidad a partir del conocimiento de su contribución para fundamentar la identidad del México de hoy; aplicar principios y estrategias de administración y economía, de acuerdo con los objetivos y metas de su proyecto de vida; y proponer alternativas de solución a problemas de convivencia de acuerdo a la naturaleza propia del ser humano y su contexto ideológico, político y jurídico. (Acuerdo Secretarial No. 486)

En una nota de La Jornada (24 de abril del 2009) firmada por Karina Avilés, el subsecretario de Educación Media Superior, Miguel Székely Pardo, refiriéndose a la Reforma Integral de la Educación Media Superior (que excluyendo a la filosofía, únicamente considera como ejes curriculares a las matemáticas, las ciencias experimentales, las ciencias sociales, y al lenguaje y a la comunicación) afirma que:

“… el foco no está en cambiar los planes de estudio. Éstos ya existen. La reforma no implica un cambio en dichos planes sino en la manera de enseñar y aprender. En la Reforma Integral de la Educación Media Superior en ningún lugar va a ver, en todos los documentos, que haya un planteamiento de una estructura curricular.

En la misma nota, Karina Avilés nos informa que: “sin embargo, con base en la información contenida en el acuerdo 442 publicado en el Diario Oficial el pasado 21 de octubre del 2008, se establece que los “campos disciplinares” son cuatro: matemáticas, ciencias experimentales, ciencias sociales y comunicación, y en el rubro de “disciplinas” se mencionan las que siguen: “matemáticas, física, química, biología y ecología, historia, sociología, política, economía y administración, lectura y expresión oral y escrita, literatura, lengua extranjera e informática”. En ninguna parte de este esquema aparece la filosofía”

Debe hacerse explícito lo que se dice implicado. De dónde proviene ese súbito prurito economizador de papel y tinta. Si no hay pretensión alguna de borrar la filosofía del ámbito del pensamiento de las nuevas generaciones, debe entonces escribirse en el Diario Oficial de la Federación el sustantivo con todas sus letras: filosofía.

Útil en este momento es recordar que históricamente la principal enemiga del libre examen es la iglesia católica, la misma que gradualmente gana preeminencia política en México con las reformas en contra del aborto.

Insisto, debe modificarse el texto publicado en el Diario Oficial, porque de lo contrario quedará abierta la puerta no sólo para la liquidación de la meditación filosófica en las aulas públicas, si no también para el exterminio –de las políticas públicas- de la promoción, difusión y enseñanza de las artes.

*

Colofón: La parábola de los prisioneros de la caverna aparece en La República, la obra maestra de Platón. Constituye una memorable imagen de su teoría de las formas, su versión de la naturaleza de la realidad. Según Platón, la mayor parte de la humanidad se contenta, lo mismo que los prisioneros de la caverna, con el mundo de la mera apariencia. Sólo los filósofos salen de la caverna y aprenden a percibir las cosas tal como realmente son: sólo estos alcanzan un conocimiento genuino. El mundo de la percepción cotidiana es constantemente cambiante e imperfecto. Pero el mundo de las formas al que acceden los filósofos es inmutable y perfecto. No se puede percibir con los cinco sentidos: nadie puede tener experiencia de las formas más que mediante el pensamiento. (Nigel Warburton. La caverna de Platón y otras delicias de la filosofía. Editorial Crítica. Barcelona, 2008)

 


 

“¡Que la filosofía viva!" Rosa Esther Beltrán

3 de junio de 2009

ir arriba

Fuente: Diario Vanguardia
http://www.vanguardia.com.mx/diario/detalle/columna/%C2%A1que_la_filosofia_viva!/358515

Durante el pasado mes de marzo comenzó a hacerse público, en el sistema de educación nacional, un amplio debate en torno a las reformas propuestas por la Secretaría de Educación Pública al sistema de educación media superior.

Resulta que la anunciada Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIEMS), que el año pasado se dio por concluida, fue rechazada a causa de la pretendida exclusión en los planes de estudio de materias como la filosofía, la ética, la lógica y la estética, situación que provocó una airada protesta por parte de los filósofos y académicos, quienes repudiaron la exclusión del conjunto de disciplinas básicas comunes a todo el bachillerato; la RIEMS, promovida por la Secretaría de Educación Pública, fue condenada por la comunidad filosófica.

“Ha sido un error por parte de la SEP no incluir a la filosofía, porque es indispensable para poder realizar las competencias que la propia Secretaría considera deben poseer los alumnos de bachillerato: la reflexión crítica, el pensamiento lógico y la capacidad para pensar desde un punto de vista ético”, afirmó Guillermo Hurtado, director del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la UNAM.

La Reforma establece una serie de competencias básicas que los jóvenes deben adquirir, independientemente del plan y programas de estudios que cursen, e instaura cuatro campos disciplinarios básicos: Matemáticas, Ciencias Experimentales (física, química, biología y ecología), Ciencias Sociales (historia, sociología, política, economía y administración) y Comunicación (Lectura y expresión oral y escrita, literatura, lengua extranjera e informática).

La decisión de incluir la filosofía como asignatura dependerá de cada subsistema de bachillerato; la están omitiendo como disciplina básica, están promoviendo su desaparición, declararon académicos de la Asociación Mexicana de Profesores de Filosofía de la Asociación de Educación Media Superior.

Los académicos también criticaron la desaparición de las humanidades como campo disciplinar básico y la decisión de reunir en el campo de la comunicación, disciplinas tan distantes como la literatura y la informática y subrayaron que los jóvenes podrán tener sensibilidad artística y forjarse un espíritu crítico para resolver sus problemas, pero sin las humanidades eso no es viable. Ahí se encuentra una paradoja, ya que la propia reforma exalta estas metas y deja de lado la filosofía y las humanidades.

El Observatorio Filosófico de México (OFM) presentó, en conjunto con facultades, institutos, departamentos, investigadores y sociedades de alumnos, ante el Consejo Nacional de Autoridades Educativas, la propuesta de modificar el Artículo 7 del Acuerdo Secretarial No. 444 a fin de que se incorpore como campo disciplinar a las humanidades y, en él, las disciplinas de filosofía, ética, lógica y estética como obligatorias para todos los estudiantes que cursen el bachillerato en todos los sistemas. De igual forma, se ha hecho hincapié en que la filosofía no se disuelve en las Ciencias Sociales, aunque mantenga diversas interrelaciones con ellas.

Ante este debate cabe preguntarnos ¿por qué eliminar la filosofía de los planes de estudio cuando de esta disciplina se fueron desprendiendo todas las ciencias y es el fundamento de la educación?

Las élites gobernantes están conscientes de que son la filosofía y la lógica materias que estimulan la función crítica y creadora, por eso la consideran un peligro, porque es un arma teórica.

La filosofía despierta la capacidad de interpretación de las representaciones más profundas de la existencia, capacita a los seres humanos para detectar las implicaciones de los sistemas económicos, científicos, pedagógicos, políticos, artísticos, etc.

La filosofía es el fundamento para construir una sociedad libre y democrática, sin ella, los humanos devienen en robots, en autómatas afines a máquinas manipuladas por los dictadores, “demócratas”, deseosos de encontrar los mecanismos que incrementen la alienación de las masas que no saben lo que quieren, dicen ellos, por eso hay que guiarlas, enseñarles lo que les conviene.

Eliminar la filosofía del sistema educativo es condenar a los jóvenes a obedecer sin chistar, a permanecer “nomás milando”. Este país necesita la crítica, necesita la voz de los jóvenes y sus iniciativas para el cambio. Sin la filosofía esas necesidades se adormecen, menguan.

Por eso es encomiable lo que los académicos agrupados en el OFM han logrado: que se modifique la RIEMS y se incluyan las disciplinas que defienden; es un triunfo para la filosofía, a la que la UNESCO pondera como la disciplina científica que debe acompañar a todas las etapas de la vida, desde la infancia hasta la vejez y recomienda que los medios de comunicación se abran a la filosofía y establezcan programas a fin de que todo ciudadano pueda acceder a este bien público, pero eso implicaría el abandono gradual, al menos, de la programación idiotizante telenovelera.

La movilización de los académicos con la participación de la sociedad ha hecho posible, ¡que la filosofía viva! ¡Que viva la filosofía!


 

"La educación media". Carlos Ornelas

3 de junio de 2009

ir arriba

La multitud de escuelas, programas (más de 300) y formas de administración son incompatibles entre sí. Si un estudiante por alguna causa se muda de ciudad o no le gusta la escuela donde estudia, e ingresa a otra, debe comenzar desde el principio, hay pocas materias que se pueden revalidar.

 

Es casi un axioma que las pugnas entre corrientes de pensamiento hacen de la educación una arena de lucha ideológica y política. Esas pugnas se expresan a plenitud cuando los gobiernos se enfrascan en procesos de reforma educativa; la mayoría han fracasado. Las razones de los fiascos son muchas, pero de acuerdo con el famoso educador sueco Torsten Husén, el problema común de los sistemas escolares es la “barda de cemento de la burocracia” o la “jaula de hierro”, según Max Weber.

El 20 de septiembre de 2007 la SEP anunció su Proyecto de reforma integral de la educación media superior (RIEMS). El propósito principal de la Subsecretaría de Educación Media Superior, según el documento de trabajo del 16 de noviembre de 2007, es: “La creación de un sistema nacional de bachillerato en un marco de la diversidad”. El razonamiento expreso es que la enseñanza media en México “[...] está compuesta por una serie de subsistemas que operan de manera independiente, sin correspondencia a un panorama general articulado y sin que exista suficiente comunicación entre ellos”.

Por razones históricas, riñas políticas y diseño institucional caprichoso, la variedad de programas que ofrecen educación media es impresionante. La primera división se da entre el bachillerato propedéutico, para estudios superiores, y la enseñanza profesional, que aspira a formar técnicos destinados a la industria y los servicios. En función del control (o propiedad) de los establecimientos, participan el sector público y el privado; el primero puede ser federal, estatal o autónomo (dentro de las universidades públicas). Los hay de dos y tres años, partidos en semestres, trimestres, cuatrimestres o programas anuales, Además, hay preparatoria abierta, bachilleratos de todo tipo: general, de arte, telebachillerato, por cooperación, pedagógico, así como técnico, subdivido a su vez en industrial, agropecuario, pesquero y forestal.

La SEP arguye que esa diversidad es riqueza y se debe preservar. La multitud de escuelas, programas (más de 300) y formas de administración son incompatibles entre sí. Si un estudiante por alguna causa se muda de ciudad o no le gusta la escuela donde estudia e ingresa a otra, debe comenzar desde el principio, hay pocas materias que se pueden revalidar. Cada programa tiene sus normas, rutinas y formas de control para que sus alumnos se titulen. Más que diversidad, uno pudiera pensar, la dimensión institucional de la educación media mexicana padece un diseño kafkiano, desorganizado y burocrático.

La Secretaría postuló que era ineludible alcanzar acuerdos entre los distintos subsistemas y con instituciones de educación superior que operan servicios de educación media, con el fin de integrar un sistema nacional de bachillerato. También propuso que lo haría en un marco de respeto a la diversidad de modelos, lo que buscaba era dar pertinencia y relevancia a esos estudios, así como lograr el libre tránsito de estudiantes entre subsistemas y contar con una certificación nacional.

Aunque hay grupos con influencia y ciertos grados de poder en la educación media, la SEP no enfrenta la oposición del poderoso Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación ni afecta la autonomía de las universidades públicas. No obstante que la UNAM y el gobierno del Distrito Federal se opusieron por principio a la REIMS, no se enfrentaron a la SEP, nada más se excluyeron del proceso de instrumentación. Pero al grupo “tecnocrático” de la SEP le surgió un adversario inesperado: el gremio de los filósofos.

Uno de los pilares de la REIMS es la reforma curricular. Su diseño original contemplaba cuatro campos: matemáticas, ciencias experimentales, ciencias sociales y comunicación, comunes a todos los bachilleratos, y proponía que las materias de filosofía fueran “transversales”. Eso fue lo que ofendió al gremio y saltó a la palestra a protestar por “el asalto tecnocrático a la educación”, “la exclusión del pensamiento crítico” y para recuperar las materias humanistas en los planes de estudio.

No estoy seguro de qué tan conveniente sea mantener asignaturas tradicionales en un diseño innovador, pero convengo con el gremio que cuando se dice que una materia sea transversal, en realidad se trata de escombrarla. Sin embargo, el grupo que dirige la REIMS actuó con rapidez, no quiso “blindar” su propuesta tras la barda de cemento ni se encerró en su jaula de hierro. Por el contrario, aceptó el diálogo con los impugnadores, agrupados en el Observatorio Filosófico y acordó mantener la lógica, la estética y la ética entre las materias comunes. Así lo propuso la SEP a las autoridades de educación de los estados.

No hubo sangre en la arena. La reforma de la SEP camina a pasos seguros, tal vez porque el grupo modernizador hasta la fecha ha vencido las resistencias internas y prefirió negociar una porción de su proyecto con el fin de mantener el control del proceso con menores dificultades. Habrá que estar pendientes de lo que se realice en el futuro inmediato.

 


 

Reprueban Monsivais y Pitol posible de desaparición de filosofía en educación. Leticia Cruz/Agencia Imagen Del Golfo

31 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: Diario del Istmo
http://www.diariodelistmo.com/istmo_nivel3.php?id_noticia=115600

 

Intelectuales y líderes sociales han manifestado su desacuerdo ante el planteamiento que hizo la Secretaría de Educación Pública de la posible desaparición de la filosofía como materia de la educación media superior argumentando que dicha asignatura “no tiene el matiz técnico que requiere el área laboral”.

 

“Sería una estupidez que la federación hiciera eso, tengo entendido que ya desistió la SEP, pero habría que ver si realmente desistieron o modificarán los planes de estudio. Sería una estupidez que intentaran desaparecer la filosofía como materia, no podríamos permitir eso”, dijo el escritor Carlos Monsiváis entorno a este tema.

En Abril de este año, y casi sin hacer ruido, la SEP mediante la Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIEMS), dijo que la filosofía ya no es materia básica en el plan de estudio del Sistema Nacional de Bachillerato.

 

De acuerdo a RIEMS, debe buscarse alinear a la educación preparatoria con la visión de desarrollo económico y la competencia en el mercado laboral mundial; y la filosofía no va de la mano con los intereses económicos.

Desde antes de la época marxista, y retomando los planteamientos de los grandes filósofos como Aristóteles, Platón y hasta tiempos más cercanos como los de Nietzsche, la filosofía ha sido vista como esencial en la formación del ser humano y básica para el desarrollo intelectual que será reflejada en la vida en sociedad.

 

El traductor y escritor poblano Sergio Pitol, dijo que es impensable el hecho de desaparecer la filosofía como materia básica ya que “se trata del pensamiento, del intelecto; y si los panistas maquilan reducir horas de clase de filosofía es porque sólo saben rezar”, dijo al hacer alusión a su desacuerdo con este planteamiento proveniente de Gobierno Federal mediante la SEP.

 

A decir de hombres letrados como Monsiváis y Pitol, la filosofía constituye una amenaza para los malos gobiernos, ya que enseña a los hombres a pensar y a reflexionar; por lo que cabe la pena recordar que el cubano José Martí dijo “el día que en Cuba no haya analfabetas ese día mi pueblo será libre”.

Un hombre que lee está destinado a pensar, y un hombre que piensa constituye una amenaza para los gobiernos capitalistas, opresores; dice Kapuscinski en “El emperador”.

 

IMPORTANCIA DE LA LITERATURA

“Es una lucha que viene desde hace tiempo ya en contra de todo lo que tiene que ver con las humanidades, además de la filosofía también se ha tratado de soslayar la importancia de la literatura en la enseñanza media. Para los funcionarios que dictan el régimen que se debe seguir no es importante enseñar a los estudiantes a valorar las artes ni humanidades”, expresó Mario Muñoz, Director de la Revista La Palabra y el Hombre de la Universidad Veracruzana.

 

A decir de Mario Muñoz, es de cuestionarse el valor ético, moral e intelectual de las personas y/o funcionarios que pretendieran desaparecer la filosofía como materia de la educación media superior o reducir sus horas o valor en el plan de estudios.

 

La disminución de la sensibilidad y del humanismo, de la capacidad de pensar y pensar, en una palabra, de hacer filosofía, es alarmante, ya que se ve reflejada en la inseguridad que se vive, en la carencia de valores y el lento desarrollo que pareciera muchas veces estancado, dijo el catedrático de la Universidad Veracruzana.

 

Entre los líderes de opinión toman vital importancia los catedráticos y líderes religiosos. En torno a este tema, la Asociación Ministerial Evangélica de Veracruz y los sacerdotes de la Compañía de Jesús, han expresado que la ciudadanía debe tomar conciencia de lo peligrosas que pueden resultar estas propuestas que atentan contra el sentido humanista y la capacidad del hombre de pensar, de hacer filosofía.

 

Por su parte, la Directora General de Bachillerato de la Secretaría de Educación de Veracruz, Denisse Uscanga Méndez, dijo que la propuesta de la SEP de retirar la filosofía como materia de la educación media superior no procederá, que únicamente se reestructurará el plan de estudios a modo de mejorar el aprendizaje.

 

“Ya existió una reunión de acuerdos con el Observatorio Filosófico de México, la Asociación Filosófica Mexicana y con todos los representantes de filosofía. Se van a hacer unas modificaciones a los acuerdos para que el tema de filosofía sea más específico, porque no es cierto que desaparecerá pero tampoco estaba tan especificado como ellos quisieron que se especificara”, aseveró Denisse Uscanga.

 

La Titular de la Dirección General de Bachillerato de la SEV, dijo que en el mapa curricular del estado existen Ética y Valores, Metodología de la Investigación, Etimologías y Temas selectos de filosofía por lo que dijo, “no es un tema que desaparece”.

 

Sin embargo, ni SEP ni SEV han especificado si el hecho de que “el tema no desaparece” se refiere a que no habrá desaparición de la Filosofía como materia, o que desaparecerá pero quedará implícita en otros “temas” como Ética y materias del mapa curricular de la educación media superior.

 

“Si pretenden ir haciendo a un lado la Filosofía como materia básica de la educación media superior, sería una estupidez que tendríamos que derrumbar”, subrayó Carlos Monsiváis.

 


 

"La UAP mantendrá la educación filosófica en preparatorias: Agüera". Arturo Alfaro Galán

28 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: La Jornada de Oriente
http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2009/05/28/puebla/edu208.php

El rector de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), Enrique Agüera Ibáñez, aseguró que la institución mantendrá la formación humanista en la impartición de clases en el nivel medio superior, con lo que refirió que las materias ligadas al mundo filosófico se integrarán en los planes de estudio a fin de fomentar entre los alumnos una “cultura de valores”.

En tanto, el director de la Facultad de Filosofía de la UAP, Alejandro Palma Castro, criticó que la Secretaría de Educación Pública (SEP) pretenda expulsar los estudios relativos con el pensamiento libre y crítico del hombre de la educación media superior.

“Queremos mexicanos conscientes, reflexivos, responsables y comprometidos; hombres libres que piensen en un país soberano, no dependiente (...) Lo que está haciendo el gobierno federal es fomentar la educación privada en donde la educación pública no tenga una apertura de ideas y de crítica, apoyando una ideología empresarial en donde los alumnos dejarán de ser estudiantes para ser tratados como máquinas de uso para las empresas”, acotó Palma.

De acuerdo con el investigador, las consecuencias de eliminar estas disciplinas, que promueven el pensamiento crítico, conllevan “estragos terribles”, pues generarán “personas alineadas, serviles a lo que les dicten otros e incapaces de guiar su vida por sus propios razonamientos”.

Entrevistado por separado, Agüera Ibáñez pidió a la comunidad “pensante” de la institución estar tranquila, pues “la UAP va a sostener la propuesta de educación para las escuelas preparatorias”, refirió.

“La universidad va a apoyar a las humanidades, porque pensamos –y pienso a título personal– que la desaparición de las materias filosóficas en el nivel medio superior no es la mejor medida para enfrentar los problemas económicos, sociales y políticos. Nosotros en la universidad vamos a sostener la propuesta para que esta educación se lleve a las aulas”, acotó en breve entrevista al término de la sesión del Consejo Universitario.

El rector de la UAP adelantó que en los próximos días se reunirá con la comunidad filosófica de la institución para dar a conocer su postura y adecuar los planes de estudio, tal como lo indicaron las autoridades federales en educación.

Hace unos días, la SEP y los integrantes del Consejo Nacional de Autoridades Educativas aprobaron, de forma unánime, la incorporación de las humanidades como campo disciplinario del sistema educativo del país, y en éstas incluyeron filosofía, ética, lógica y estética como materias obligatorias para estudiantes que cursen el bachillerato en el territorio mexicano.

 

 

"Movilizarse contra la RIEMS, piden en Filosofía". Emir Olivares Alonso

28 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: La Jornada
http://www.jornada.unam.mx/2009/05/28/index.php?section=sociedad&article=042n3soc

Estudiantes y profesores de la Facultad de Filosofía y Letras (FFL), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) estimaron que frente a la Reforma Integral a la Educación Media Superior (RIEMS) impulsada por la SEP es urgente la movilización universitaria para luchar contra el intento de desaparecer las materias filosóficas en el bachillerato e impulsar la transformación de esa disciplina.

Durante una asamblea en esa facultad, unas 50 personas se manifestaron también en contra de la implementación del proyecto Conocimientos fundamentales para la enseñanza media superior. Una propuesta de la UNAM para su bachillerato, también conocido como Libro azul, el cual tienen contenidos anticríticos, menos formación en humanidades y articula (la educación) con las necesidades empresariales.

En este contexto, el coordinador del Observatorio Filosófico de México, Gabriel Vargas, señaló que la reforma al sistema de bachilleratos pretende quitar la conciencia crítica a los alumnos, por lo que exhortó al movimiento estudiantil a realizar un análisis de la problemática general al suprimir las materias filosóficas de la educación media superior a escala nacional.

Hasta ahora, la filosofía ha estado marginada, menospreciada y casi desaparecida, alertó. Criticó además que todos hayan llegado tarde, en especial la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados, a la defensa de la disciplina y las materias humanísticas.

Debate universitario

Luego de la asamblea denominada Frente a la crisis capitalista, la RIEMS, el Libro azul y el ataque a la educación, los asistentes hicieron un llamado a los encargados del proyecto para el bachillerato en la UNAM, con el fin de que el próximo 3 de junio se debata públicamente frente a la comunidad universitaria los contenidos del Libro azul.

Asimismo, indicaron que todos los lunes a las 11 de la mañana se realizan círculos de estudio sobre ese proyecto, con el objetivo de que los estudiantes se informen de sus contenidos acríticos.

Convocaron además al Encuentro Nacional en Defensa de las Humanidades y las Artes, con fecha aún por definir, e hicieron un llamado a la directora de la FFL, Gloria Villegas Moreno, a realizar un pronunciamiento en torno al Libro azul y al intento de eliminar la filosofía de los bachilleratos.

 

 

"Evitan que la filosofía salga del bachillerato". Lilian Hernández

27 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: periódico Excélsior
www.exonline.com.mx/ - evitan_que_la_filosofia_salga_del_bachillerato

Materias como lógica, ética y estética estaban destinadas a ser optativas en 2009-2010

El Observatorio Filosófico de México, integrado por diversas asociaciones, centros, seminarios, institutos, profesores, investigadores y estudiantes del ramo, evitó que la Secretaría de Educación Pública (SEP) eliminara del plan de estudios de bachillerato las materias humanísticas como lógica, ética, filosofía y estética.

Al cabo de diversas solicitudes y reuniones con el subsecretario de Educación Media Superior, Miguel Székely Pardo, los académicos, que constituyen a esta organización, lograron que el funcionario aceptara modificar el artículo 7 del acuerdo secretarial 444, donde se eliminaba el campo disciplinar de las humanidades.

Hace más de dos meses, esta dependencia había negado que se excluyeran estas materias en la Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIEMS), la cual aplicará para el próximo ciclo escolar.

Sin embargo, Székely aceptó el error y en el Consejo Nacional de Autoridades Educativas (Conaedu), que sostuvo con sus homólogos el pasado viernes, propuso hacer las modificaciones a este acuerdo.

No obstante, habrá que esperar a que estos ajustes sean publicados en el Diario Oficial de la Federación, después de que la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) apruebe esos cambios.

“No integrar a la filosofía en la educación del ciudadano implica privarlo de los instrumentos necesarios para comprender una realidad compleja y conflictiva como la que vivimos y que requiere análisis, discusión y propuestas para la crisis económica, social, ambiental, política y de valores”, señaló el coordinador de este observatorio, el maestro Gabriel Vargas Lozano, quien también es profesor en la UAM.

De tal manera, que eliminarla como asignatura en el bachillerato, dijo, es desarmar a los jóvenes en medio de un mundo, donde es indispensable el razonamiento lógico y el pensamiento crítico para poder desarrollarse personal y profesionalmente.

Tras su insistencia ante la SEP de no cancelar estas materias de los programas de estudio de los bachilleratos federales y estatales, el Observatorio también consiguió que se elimine la nota 26 del acuerdo secretarial 442, donde se presentaba a las disciplinas filosóficas como aleatorias y transversales a otras materias, aunque con esto “se pretendía desaparecer a la filosofía como disciplina obligatoria”, aseveró el académico Vargas.

En marzo de este año los profesores e investigadores detectaron que en la reforma en media superior, la SEP eliminaba del cuadro de materias obligatorias a la Ética, Lógica, Filosofía y Estética.

 

 

 "Filosofía y bachillerato". David Calderón

27 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: El Financiero
http://impreso.elfinanciero.com.mx/pages/NotaPrint.aspx?IdNota=289520

¿Pasó usted por la preparatoria, la vocacional o el bachillerato? En el transcurso de ese nivel educativo, denominado genéricamente "educación media superior" (EMS), se dio para la mayoría de nosotros el primer contacto con la filosofía. Para muchos, la experiencia no fue satisfactoria. Ese contacto se dio, para usar las metáforas viales, en la amplia gama que va desde el alcance -defensazo, raspón y pérdida de tiempo, pero no mucho que lamentar- hasta el arrollamiento con pérdida total.

¿A qué me refiero? A que la lógica se redujo a resolver silogismos aburridísimos; la ética a confusos y desestructurados diálogos sobre dilemas morales -o sobre los oscuros motivos de protagonistas de películas-, y la estética a un recuento de las ideas de pensadores fallecidos. La principal pregunta que desató en mis compañeros la mayoría de las sesiones fue: "¿Y a mí qué?", a veces dando paso a: "¿Y esto cuándo se acaba?". Recuerdo con escalofrío el grito del profesor: "¡Cállate, imbécil! ¿Qué no ves que estoy hablando de la dignidad de la persona?".

El convencimiento de que aquello era inútil, en el más profundo sentido de la palabra, no se disipó con el tiempo, al menos para la mayoría de mis contemporáneos. No sólo no lo apreciaron, ya como adultos, como algo que sumó a sus capacidades y sentido de vida; les produjo un desapego a todo lo que se presentara como "filosófico".

Hoy no visitan la parte de la librería con el rótulo correspondiente, no releyeron espontáneamente a Aristóteles o a Rousseau, o a Kierkegaard, y mucho menos les atrae participar en un congreso o visitar un blog de filósofos que se presenten como tales. Su mejor oportunidad de revisitar algún autor o tema de la abandonada provincia filosófica se da cuando lo saca a cuento algún libro de superación personal o de estrategia financiera.

Este recuento de daños viene a colación por el reciente debate en torno a las materias de filosofía en el bachillerato. La SEP ha convocado a un proceso de reforma de este nivel educativo, con un buen nivel de consenso entre las distintas autoridades que ofrecen este ciclo formativo. Su diseño ha seguido un trayecto mucho más consistente y sólido, comparado con que lo que ocurrió con la secundaria en el sexenio pasado y con la primaria en el actual; de hecho, se hizo muy bien. Y mejor se hizo cuando se tocó a rebato las campanas para indicar que las humanidades, y en concreto la filosofía, habían desaparecido en el nuevo diseño.

El Observatorio Filosófico de México desplegó un apasionado y convincente trabajo para cuestionar a la SEP al respecto, a partir de un desplegado publicado el 30 de marzo. Siguió un intercambio intenso, en el que el subsecretario de EMS reaccionó con velocidad y tino. El primer cierre de capítulo se dio cuando, en acuerdo con el propio Székely, Raymundo Morado expuso a los secretarios de Educación del país las demandas del Observatorio Filosófico y propuso un mecanismo de interlocución para poner en contacto a la comunidad filosófica y las autoridades educativas. En resumen, se corrigió la "invisibilidad" y se alcanzó una primera plataforma en la que todos ganan, sentando un precedente de construcción ampliada de la política educativa.

Morado pone el dedo en la llaga cuando expresa que: a) es fácil caer en la trampa de lo "transversal" y dejar a todos -a nadie- la responsabilidad de desarrollar ciertas capacidades; b) es un gran error enviar a un profesor a conducir las asignaturas filosóficas cuando su preparación profesional está muy lejana a lo necesario. Discrepo, sin embargo, de su afirmación de que "...una verdadera educación filosófica sólo se puede obtener a través de verdaderas asignaturas filosóficas... con título, temas, contenidos y metodologías estrictamente filosóficos".

Ya en el siglo XVIII, el agudo Kant exigía que la filosofía "saliera de la escuela", que se convirtiera en ilustración, en Denkungsart, en el modo común de pensar. No vamos a avanzar con una nueva escolástica que pretenda que los licenciados en filosofía están, sólo por el título, en mejores condiciones de propiciar el pensamiento crítico en los jóvenes de nuestro sistema educativo.

No son las asignaturas las que garantizan el éxito, sino la competencia filosófica y pedagógica de cada profesor. Ahora la comunidad filosófica contrae con todos nosotros un importante compromiso: que los egresados de filosofía no se reduzcan a balbuceantes nerds, bohemios impresionistas y obscuros discursantes, sino que se puedan plantar como auténticos educadores profesionales.

 

"Sin la filosofía, no hay amor al pensamiento". Severo Iglesias, Jorge Vázquez, Lourdes Ortiz, Greta Trangay, Joaquín Ortiz, Josué Zalapa, Arturo Raya...

27 de mayo de 2009

Profesionistas dóciles y sumisos, pero eficientes y con iniciativa

ir arriba

Fuente: El Financiero
http://impreso.elfinanciero.com.mx/pages/NotaPrint.aspx?IdNota=289524

En menos de un mes, la frase perdió frescura. Hoy es un fruto podrido. Hiede más que antes. La originalidad y la convicción con que fue dicha se las llevó el cinismo. "La filosofía existe, aunque ya no se mencione y ya no la enseñemos", declaró Miguel Székely. Hoy recula. Todo fue una confusión, afirma.

Pero, en honor a la justicia, la frase asestada hace unas semanas por este funcionario de la SEP, subsecretario de Educación Media Superior, y su actual reculada no obedecen a su humor personal. La frase es la materialización de la obediencia: a sus jefes, a los organismos internacionales, al sistema, como lo señala un grupo de filósofos en el texto que ahora publicamos, a propósito de la fallida pretensión de la Secretaría de Educación Pública por expulsar a la filosofía de las aulas. La reculada, por su parte, es la materialización de lo que puede conseguirse cuando un importante grupo de la sociedad protesta de forma organizada y constante ante las decisiones del poder. Al final, el cinismo necesario para expresar que nunca se pretendió eliminar la filosofía como disciplina obligatoria, sino que la SEP no fue lo "suficientemente clara" sobre el tema y "eso se prestó a una confusión", más allá de su hedor, sale sobrando. (NdelaR)

Viejas discusiones

La Secretaría de Educación Pública ha sido reprobada en los últimos años por la UNESCO al no poder capacitar a los niños para la comprensión del lenguaje y las matemáticas. Como para rematar, pretendió hace unos días expulsar a la filosofía de las aulas.

Escudada en lo que llamó las "aportaciones" de "autoridades" escolares de los gobiernos de los estados, de la ANUIES (Asociación de Universidades e Institutos de Enseñanza Superior), de la UNAM, del IPN y del "consejo de especialistas de la SEP", la institución hizo circular la propuesta denominada "Reforma Integral de la Educación Media Superior", publicada en el Diario Oficial de la Federación, bajo el Acuerdo 442, del 26 de septiembre de 2008.

Pero esta discusión no es nueva. Lleva al menos cinco décadas. Quien haya transitado por la vida universitaria y haya participado en los intentos de reforma académica, sabe que este problema se discute desde hace al menos 50 años. Y, ahora, la SEP sale con un fiasco.

La barbarie toma posesión

Este nuevo intento por echar a la filosofía de las aulas sólo ejemplifica los esfuerzos por imponer una reforma educativa ajena a la vida social. Perdidos sus autores en los datos sobre el cupo, la deserción y la eficiencia terminal, no muestran la más mínima intención de comprender al estudiante de preparatoria. Sólo buscan canalizar su mentalidad hacia los objetivos acordados en los escritorios. Su signo es la barbarie que campea por los corredores de la SEP. De hecho, tal proyecto se gestó durante la gestión del porro Reyes Tamez.

Pero, entre otras cosas, hay una prin- cipalísima que el proyecto omitía: considerar que el joven bachiller acaba de atravesar la etapa de maduración neurofisiológica y sexual, la socia- lización de la conducta y el afianzamiento de la facultad intelectiva con el pensamiento hipotético-deductivo. Es en esta etapa cuando cristalizan en él las propensiones a la vida socialmente efectiva, la maduración personal general, la independencia respecto a la familia y la búsqueda de una posición en la vida, el ingreso en la vida ciudadana y la maduración afectiva, con todo lo que cada rasgo implica. Si no se consideran dichas condiciones, quedan dos caminos: la educación termina siendo impuesta o el joven acaba largándose de las aulas. Y sucede que en México cada intento de reforma educativa no ve de frente las condiciones sociales y mucho menos toma en cuenta las condiciones de vida de los estudiantes.

No trata, por ejemplo, nada sobre las bajas perspectivas del empleo profesional, sobre la ocupación. Sólo se aprovecha una mínima parte de lo aprendido debido a la dependencia de la planta productiva (según la SHCP, el 84 por ciento de las empresas radicadas en México trabaja con insumos extranjeros). Menos dice algo sobre el consumismo que ha demeritado el sentido de la vida en general, sobre la drogadicción y su efecto destructor en la vida juvenil, sobre la quiebra de la moralidad y los valores en una sociedad que se descom- pone junto con su economía y sus instituciones. Nada, tampoco, sobre el efecto de la comunicación masiva, sobre el impacto de la comunicación global en los hábitos perceptuales y conceptuales, sobre la ausencia de una cultura nacional para resistir la invasión, sobre la organización del trabajo y el desfase que ocasiona en la preparación universitaria; nada, en fin, sobre la descomposición civil por efecto de las redes corpo- rativas planetarias.

Educación por competencias

Parece que se busca implantar una educación ultraterrenal y de imponerla al joven, como siempre sucede cuando las autoridades tratan estos asuntos. Se hacen encuestas, nos dicen, pero consultan a empresarios y a padres de familia. Nunca al estudiante. Afanosos de servir a los organismos mundiales que controlan los Estados débiles (Fondo Monetario Internacional, Ban- co Mundial o Banco Interamericano de Desarrollo) o incapaces de proponer algo que corresponda al bien de México, los "expertos" que plantearon este proyecto se alinean a los dictados de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), que establece las líneas a seguir en la educación superior.

De la OCDE, la SEP ha tomado su propuesta principal: las competencias. "Una competencia -dice la OCDE- implica la capacidad de responder a demandas complejas, utilizando y movilizando recursos psicosociales en un contexto particular." Resulta, por tanto, que para ellos las "capacidades", luego de omitir su relación con las aptitudes y las facultades, no son parte de la existencia humana.

No hablan de la reflexión, de la abstracción, de la inducción, del análisis, de la síntesis, de la observación, del cálculo de consecuencias, de la valoración, de la proyección, de la intuición y de otras capacidades, sino de "recursos" que se utilizan como simples medios para salir al paso en los problemas. Igual que hace la administración, que usa los recursos humanos, físicos y financieros para mantener el sistema en acción: a disposición plena, como cosas sin contenido ni vida propia. Sus palabras denuncian su utilitarismo: su proyecto siempre ha respondido a "demandas", no a problemas. No piensan en un mundo social abierto, sólo en estímulos y reacciones.

Y la burocracia de ANUIES va aun más allá. "La competencia es un conjunto de conocimientos, habilidades y destrezas -dice-. Fomentarlas es un objetivo de los programas educativos." Se trata, entonces, de responder a las "exigencias" que, desde hace décadas, la SEP identifica con las "necesidades de la planta productiva": formar técnicos y profesionales a su medida. Que sepan vivir en la ambivalencia y la alienación: dóciles y eficientes, obedientes y creativos, sumisos y con iniciativa.

Pasan por alto necesidades tales como la soberanía alimentaria, la salud universal, la educación liberadora; la soberanía cultural, tecnológica y económica; los modos de vida que superen el envilecimiento, la pasividad, la sumisión y el consumismo. Relegan, asimismo, la preparación para intervenir en la protección de la vida terrestre, en la recomposición de los sistemas energéticos y en la generación de un equilibrio del mundo humano con el planeta.

La ANUIES agrega las destrezas. Si las habilidades concretizan a las capacidades de acuerdo con los medios y materiales, el saber y la eficiencia laboral, las destrezas conjugan la unidad de tiempos y movimientos pro- ductivos (que según Frederic W. Taylor [1856-1915] identificaban la eficacia de un obrero con los movimientos de un mono). Habla, pues, en términos del empresario atrasado de principios del siglo pasado, y no de hoy, mucho menos de la universidad.

El verdadero significado de su proyecto

El proyecto de la SEP -que sin duda continuará ahora por otros caminos luego de haber dado marcha atrás a la expulsión de la filosofía de las aulas del bachillerato- no se levanta sobre el estado histórico del saber, el avance de los métodos, las formas del conocimiento, las teorías y las técnicas.

Ya incluso hacia el interior de la organización universitaria hay un feudalismo que ha permitido a ciertos gru- pos apropiarse de laboratorios, departamentos y plazas. La república del saber, hacia el interior y el exterior, fue privatizada. Esa situación es la que la ANUIES representa.

Poco queda de ese estado de organización del pensamiento, cuya aspiración hizo suya la Universidad en sus orígenes, que significaba fundar la república del saber. Y que, como república, constelaría alrededor de un centro: el ser humano, la nación moderna y la vida pública que propiciaría la vida plena de las personas y de la sociedad en general.

Allí la organización del saber sería autónoma, justa y armónica, respetando el contenido de cada ciencia. Educar significaría formar ciudadanos del saber, con aptitud para impulsar, enriquecer y generar aportaciones progresivas. Ideales que aún latían en las re- vueltas de los sesenta.

Tristemente, ahora las profesiones giran sobre las funciones y las instituciones que en el industrialismo expresan a los negocios. En una palabra: los centros de educación devinieron en departamentos laborales al servicio de los empresarios.

El contenido de su plan

Con esa orientación la SEP ha insistido en proponer un "marco curricular común" compuesto por "competencias", "conocimiento disciplinar" y "formación profesional".

1. Las competencias: incluyen "autorregulación y cuidado de sí, comunicación, pensamiento crítico, aprendi- zaje autónomo, trabajo en equipo, com- petencias cívicas y éticas."

Se olvida que desde los sesenta fueron vistos y analizados los límites de estos "rollos" (según se expresaban los jóvenes de entonces):

§ En una sociedad que no ofrece mucho a las nuevas generaciones se busca que éstas se "autorregulen" como aparato cibernético y así inocular en ellas la autorrepresión.

§ Se pretende que los jóvenes aprendan a "comunicar" cuando no se propicia el diálogo y la generación de pensamiento. Se busca que comuniquen sin tener qué comunicar. Por eso las formas de conducta "anómicas", incomprensible para los viejos, suplen al lenguaje.

§ Respecto a "la crítica", en las escuelas lo que queda es la palabrería de la "educación activa", pues en realidad se teme tocar asuntos medulares de nues- tra época.

§ El "aprendizaje autónomo" nos remite a la autogestión académica del 68, que supone autodeterminación del estudiante en su posición social, histórica y respecto del trabajo, así como la formación que lo ca- pacite para guiarse por sí mismo. No obstante, el proyecto de la SEP sepulta la autoges- tión con la tutoría. El problema no es- tá en autoaprender lo que otros dicen, sino que se trata de reflexionar con independencia y con las bases universales del pensamiento.

§ El "trabajo en equipo" no es sino el aprendizaje para la sumisión a los grupos de trabajo y un modo de simulación donde unos trabajan y otros aprovechan.

§ Las "competencias cívicas y éticas", igual que las cartillas de la educación elemental, son prédicas neolibe- rales: tolerancia, respeto, adaptación a las reglas, democracia alternativa, convivencia pacífica, sin cambiar el injusto estado de cosas. No es un secreto: se busca meter policías ideológicos en la conciencia estudiantil para que las cosas no estallen.

2. Las disciplinas: lo que llaman "dis- ciplinas" es una mezcla de ciencias positivas (biología, química y física), formales (matemáticas) y rutinas ins- trumentales (español y lengua extranjera). A ellas agregan geografía natural (que seguramente repetirá los cursos primarios), historia, geografía política y economía. Pero:

§ Desaparecen conocimientos básicos de literaturas y demás formaciones artísticas, cosmología, ciencia del hombre (antropología, psicología, etología, etcétera), ciencia de la sociedad "de derecho", ciencia social (sociología, demografía, urbanística, etcétera), la vida de México y su historia.

§ Ni por asomo aparece el saber de la tecnología y la civilización contemporáneas, cuyo impacto sobre la vida es gigantesco.

§ Los métodos de investigación, vía para el rigor conceptual y la congruencia racional, tampoco figuran allí. La silogística, la dialéctica y la lógica matemática, la teoría de juegos, la cibernética y la teoría de sistemas, son la base de la informática y la programática. Sin ellas no se puede comprender el fondo verdadero del mun- do actual.

La filosofía apuñalada

Pero, sobre todo, en sus esfuerzos por desaparecer del escenario la filosofía, la ciencia madre del conocimiento en Occidente, el Estado pretende dejar fuera de alcance del estudiante la reflexión como un modo de conocer el mundo y a sí mismo, la estética y el tratado de la belleza, la teoría del conocimiento, la epistemología y la verdad, el examen sobre el devenir de la humanidad y los fines de la vida humana, la evolución del mundo y los valores. Pues más allá de ser un monto de saber, la filosofía representa una vía para enriquecer la vida humana con los valores (la axiología) y todo lo que es un fin en sí mismo.

De tal modo, la propuesta de la SEP iba orientada a crear un saber consumible, que el joven deberá desechar cuando le sea obsolescente por el avance técnico, por la reorganización del trabajo o por el simple olvido. En su proyecto, la SEP busca que las disciplinas "contribuyan a formar personas con capacidad de enfrentar las circunstancias del mundo actual".

Su comprensión de la vida social es rupestre. Sólo alcanza a pensar en las circunstancias. Desde Santo Tomás sabemos que las circunstancias son "lo que circunda", lo inmediato (el qué, el cómo, el cuándo, el cuánto, el para qué). De ellas se sabe por el iluminismo que "el hombre es producto de sus circunstancias"; por Marx, que "el hombre forma parte de ellas"; y por Ortega que "yo soy yo y mi circunstancia".

Cuando un joven se enfrenta a las "cir- cunstancias" sin conocer las condiciones (las relaciones, componentes y cimientos generales) de una época, y sin el conocimiento de las situaciones (la síntesis de fuerzas colectivas en un momento de la evolución), se enreda en la competencia, las jerarquías, los intereses y la burocracia, que acaban haciendo pedazos sus aspiraciones.

Una preparación así de poco sirve. Sin la filosofía, al joven bachiller le falta el amor al pensamiento, a la verdad y a la belleza; le falta la comprensión de los fines propios y los de la vida común; le falta el compromiso que surge del debate y de la argumentación racional; le falta el interés no utilitario, inspirado en los grandes principios de la libertad, la justicia y la dignidad; le faltan los valores intelectuales, de los cuales el principal es el conocimiento objetivo, supe- rior al practicismo; le falta el compromiso con los mexicanos y con la nación mexicana, que sólo surgen del amor a la patria y al semejante.

Por eso es explicable el desgano, la indiferencia, la falta de diligencia e iniciativa del estudiante de hoy. Mal haría si, además de malgastar su vida, fuera feliz.

La situación actual de la filosofía

§ Los cambios ligados a la globalización del mundo abren interrogantes que exigen un examen de profundidad so- bre la historia y el futuro de la humanidad, donde la filosofía puede hacer importantes aportaciones.

§ La revolución tecnológica actual tiene consecuencias sobre los materiales, la producción, la comunicación, el empleo y las actitudes generales de la población, que escapan a los enfoques de las ciencias particulares y caen en el campo de la filosofía. Con sus formas de pensar, sus métodos y medios conceptuales, la filosofía puede contribuir a su solución.

§ Los recursos y los sistemas energéticos traen efectos destructivos sobre el mundo y abren el problema del destino de la especie humana y la vida, lo cual exige la reflexión y la respuesta totalizadora propia de la filosofía.

§ Los cambios contemporáneos exigen profundizar con la filosofía en el sentido de la vida, la dignidad humana, las formas de sentir, de pensar y actuar.

§ La situación actual del derecho, la comunicación, la cultura, los valores, los grandes centros de concentración urbana y la crisis de países enteros requiere el análisis riguroso y objetivo del significado de las formas de convivencia humana generales. Asunto propio de la filosofía.

§ El mundo actual ha puesto a debate la validez de las corrientes de pensamiento vigentes durante el siglo XX. La filosofía debe examinarlas e impulsar la generación del pensamiento del siglo XXI.

§ En diversos foros internacionales, representantes de diversos países, incluyendo a México, han señalado la necesidad de que pensadores, artistas e intelectuales propongan respuestas a los problemas generales de nuestras naciones. Allí la filosofía figura en primera línea.

§ México requiere salir del subdesarrollo teórico científico y ocupar un lugar propio en el contexto de las naciones. Y la filosofía empeña, en esa tarea, gran parte de su finalidad.

A diferencia de las ciencias que se ocupan de campos particulares del saber, la filosofía tiene un ámbito totalizador en las formas de pensar universales propias de la humanidad, pues es capaz de reflexionar sobre todo lo existente y detectar el significado de cualquier objeto para el hombre.

Además de su carácter totalizador, tiene campos temáticos propios, tales como los valores morales, éticos, cívicos, estéticos e intelectuales; el saber lógico, la comprensión de la existencia humana, la cultura y la vida del espíritu (esto último significa que tiene un fin en sí misma); las aptitudes humanas del pensamiento, la praxis y el modo de existencia mediado con la ideación.

Sus exámenes sobre la praxis como aptitud humana para constituir un mundo propio distinto al natural contribuyen a clarificar las demás formas de acción humana (la práctica, la técnica, la cotidiana, la política, la civil, etcétera).

Por haber sido la "madre de las ciencias", de la que se independizaron los sa- beres particulares, contiene en su acervo problemas, reflexiones y respuestas que dan luz sobre el origen, la evolución y la situación actual de las ciencias, el mun- do y el saber en general.

Por todo lo anterior, proponemos -aho- ra que, según el funcionario de la SEP Miguel Székely, se acordó incorporar a "las humanidades como campo disciplinario del sistema educativo del país", y, entre éstas, se ha incluido la filosofía, la ética, la lógica y la estética "como materias obligatorias para los estudiantes que cursen el bachillerato"- lo siguiente:

§ Implantar donde no lo haya o reforzar donde sea vigente el curso de estudios filosóficos que conjugue la aspi- ración y el entusiasmo genuino con el saber filosófico efectivo.

§ Enriquecer el pensamiento mexicano y nuestras aportaciones a la filosofía mundial para engrandecer el pen- samiento universal y dar luz a los problemas de nuestro tiempo.

§ Impulsar el saber autoformativo y respetar y perfeccionar la libertad de concepciones, sin sesgos ni prejuicios, además de sostenerla con fundamentos y argumentos validados, como condición del saber responsable.

§ Rechazar las modas y las opiniones vulgares que invaden a las humanidades con los principios de validez cimentados en el respeto a la verdad, el valor moral, ético, cívico, estético e intelectual, la be- lleza y la vida humanas.

§ Y, finalmente, superar la enseñanza doctrinaria y el escepticismo con la educación universal, que persiga a la vez el análisis y las soluciones para servir a la humanidad y a México.

 

 

"Acusan a la Secretaría de Educación de suplantar contenidos filosóficos". Karina Avilés

26 de mayo de 2009

Por la presión social reculó en cambios al bachillerato

ir arriba

Fuente: La Jornada
http://www.jornada.unam.mx/2009/05/26/index.php?section=sociedad&article=038n2soc 

Aunque la rectificación de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en la reforma al bachillerato fue un triunfo de la comunidad filosófica nacional, todavía quedan muchísimos problemas por resolver, entre ellos la suplantación de contenidos filosóficos por materias que no pertenecen a esa disciplina y que, sin embargo, la dependencia las considera como de esa área, manifestó el Observatorio Filosófico de México.

El coordinador de esa organización, Gabriel Vargas Lozano, destacó que la reconsideración de la SEP –por la cual se incluyeron las humanidades de manera explícita– no fue un acto gratuito, por el que la dependencia reconociera que no había tomado en cuenta la filosofía en los campos básicos de la reforma integral a la educación media superior.

Por el contrario, añadió, fue gracias a la enorme presión de estudiantes, profesores y asociaciones nacionales e internacionales que se sumaron a ese gran movimiento en defensa del derecho que tienen los estudiantes de acceder al estudio de las disciplinas filosóficas, como la ética, la lógica y la estética.

Así, la resolución, que fue votada el pasado viernes por el Consejo Nacional de Autoridades Educativas para incorporar las humanidades, fue sumamente importante. Es un paso en el que la comunidad filosófica nacional pudo lograr que hubiera una modificación por el gobierno.

Sin embargo, agregó, aún quedan pendientes la realización de otros cambios para elevar la docencia y la enseñanza de esas disciplinas, porque hay asignaturas que la SEP considera filosóficas y no lo son; por ejemplo, la construcción de la ciudadanía. En ese sentido, hay una suplantación de los contenidos filosóficos por materias que no pertenecen a ese campo.

Por otro lado, subrayó, es urgente que las asignaturas filosóficas sean impartidas por docentes formados en facultades de esas materias y no por personas de otras carreras, como ocurre actualmente.

Por su parte, las escuelas de filosofía deben tomar nota de la problemática y hacer modificaciones a la didáctica de la filosofía. Que ya no se practique una filosofía doctrinaria, sino consciente del mundo en que estamos y sirva a todas las personas, profesiones y actividades. Que sea tomada como bien público.

En ese sentido, consideró que es necesario renovar la forma de entender esa disciplina, ya no como saber elitista, sino como saber que contribuya al conocimiento de la crisis en que nos encontramos. Hay una crisis moral de la sociedad, falta de credibilidad en los partidos y en los gobiernos, y necesitamos voces independientes y críticas que puedan hablar con razones. La filosofía puede hacerlo.

Vargas Lozano aclaró que la solución que ofreció la SEP fue incorporar las humanidades junto con el campo disciplinar de las ciencias sociales, en tanto la propuesta del observatorio consiste en establecer un área independiente para las humanidades, por lo que insistirán en ese planteamiento.

El Observatorio Filosófico de México –creado el pasado 18 de marzo– ha contado con el respaldo y la adhesión de diferentes actores de la comunidad. Tenemos más de 12 mil visitas en la página, que es un récord, y más de mil 200 opiniones ingeniosas y favorables al movimiento.

Por último, dijo que mañana miércoles sostendrán una reunión para definir los siguientes pasos que dará la organización.

 

 

“El triunfo de la razón”. César Ricardo Luque Santana

25 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: El tiempo de Nayarit
http://www.eltiempodenayarit.com/nota.php?id=13797

En estos días aciagos y de oscurantismos donde el asalto a la razón es constante e impune, resulta alentador y encomiable la rectificación que hicieron las autoridades educativas  agrupadas en el Consejo Nacional de Autoridades Educativas (CONAEDU) y de la SEP, quienes fueron perceptivos a las críticas que la comunidad filosófica del país esgrimió a los Acuerdos  442 y 444, en los cuales se excluía a la filosofía de la Reforma Integral del Bachillerato, aceptando al mismo tiempo las propuestas de nuestra  comunidad representada por el Observatorio Filosófico de México (OFM), que fue la instancia que alertó contra ese atropello y pugnó –no sólo defendiendo los intereses legítimos del gremio como tal, sino al pensamiento crítico en general- por conservar como obligatorias las asignaturas filosóficas en todos los sistemas del nivel medio superior, así como la necesidad de incorporar un área de humanidades y, sobre todo, de tomar medidas pertinentes para dignificar la enseñanza de la filosofía en el bachillerato.

Tal vez sea necesario hacer un poco de historia para ilustrar a los lectores que no están muy enterados de este problema de cómo surgió y se desarrolló el mismo, así como de su feliz desenlace. Recientemente, en el pasado mes de abril, se hicieron públicos un par de acuerdos tomados a finales del año anterior (2008) para la Reforma Integral al Bachillerato por las autoridades educativas, mismas que decretaban la desaparición -de un plumazo- de la educación filosófica en dicho nivel educativo.

En efecto, los controvertidos Acuerdos 442 y 444 desataron una reacción vigorosa de la comunidad filosófica que se aglutinó alrededor del Observatorio Filosófico de México bajo la coordinación del maestro Gabriel Vargas Lozano, quien ha estado atento a estas intentonas del Estado neoliberal en este sentido. Así entonces, desde mediados de abril que se conocieron esos acuerdos a partir de sus publicaciones en el Diario Oficial de la Federación, se empezó una lucha que fue apoyada por asociaciones e instituciones académicas de todo el país, tanto filosóficas como científicas, así como por importantes personalidades de la vida intelectual y, desde luego, por estudiantes y profesores de filosofía de todo México.

Hay que reconocer que, en general, el subsecretario de educación, Dr. Miguel Székely, mostró desde el principio una actitud conciliadora frente al reclamo de la comunidad filosófica y también una apertura para llevar a la XX Reunión de la CONAEDU la posición del OFM y ponerla como el primer punto de la agenda, admitiendo incluso él en lo personal, nuestras demandas. La votación a favor de la propuesta del OFM no sólo fue unánime, sino que la enseñanza de la filosofía salió fortalecida al añadirse 12 importantes acciones tendientes a mejorarla.

Ahora bien, la pregunta sobre si realmente las autoridades educativas actuaron genuinamente con sensibilidad para rectificar en la forma en que lo hicieron, al grado de manifestar públicamente incluso que nunca tuvieron la intención de excluir la filosofía del bachillerato, sino que todo fue producto de una confusión, es algo que no podemos saberlo, pero lo que sí nos debe quedar claro es que sin la movilización oportuna y la capacidad de convocatoria del Observatorio Filosófico de México, seguramente sí se hubiera afectado a la enseñanza de la filosofía.

Los detalles de este feliz desenlace pueden consultarse en el portal del OFM donde se emitió un boletín muy puntual al respecto, así como la propuesta de este organismo que leyó el Dr. Raymundo Morado Estrada ante las autoridades educativas de la CONAEDU en el pleno de su XX Reunión, así como la modificación al artículo 7 del Acuerdo 444 donde se consigna la rectificación realizada. Cada uno de estos documentos tienen un valor en sí mismo, más allá del testimonio circunstancial que nos ofrecen, porque inciden de manera precisa en la problemática que desde siempre ha aquejado a la educación filosófica en el nivel medio superior, en especial por el hecho de que las asignaturas de filosofía no han estado en general en manos de quienes son más aptos para ello, es decir, quienes han sido formados de manera profesional en la misma. Por ello, la cuestión gremial no puede ser ajena de la necesidad de dignificación de la enseñanza de la filosofía.

En nuestro caso en Nayarit, hago un llamado a los estudiantes, profesores y público en general interesados en contar con un espacio de interlocución, divulgación y aprendizaje filosófico,  para retomar y concluir la organización de filosofía que dejamos pendiente, donde se tenía contemplado un programa que abarcaba actividades de estudio y debate no sólo para los estudiantes y egresados de filosofía, sino que estaba abierto a todas las personas de todas las edades interesadas en abrevar del pensamiento filosófico.

Dicha organización que habíamos denominado Comunidad Filosófica de Nayarit, Asociación Civil (CFNAC) y que se pensó como un espacio más allá de un colegio o gremio de colegas egresados de filosofía  para estar abiertos a toda la sociedad retomando los orígenes de la filosofía donde se filosofaba en la plaza pública, ahora es más necesaria que nunca, sobre todo con las 12 acciones que se plantearon para mejorar no sólo la enseñanza de la filosofía sino para promover su presencia social, por ejemplo, mediante distintas formas de divulgación en medios escritos, electrónicos, foros, elaboración de materiales didácticos, de programas, guías, capacitación y formación académica en diversas modalidades, en otras actividades.

Por último, les recuerdo a los interesados de darle vida a esta organización civil de filosofía que pueden participar todos los que estén interesados en cuestiones filosóficas sin ninguna restricción de escolaridad o formación. Sólo tenemos que retomar los documentos ya elaborados, volver a analizarlos y ampliar nuestra invitación a los nuevos estudiantes de la carrera de filosofía y a otras personas que nos quieran acompañar en esta empresa cultural. El último paso que nos hizo falta y que debemos superar es el económico para hacer los pagos correspondientes ante la Secretaría de Relaciones Exteriores y ante un notario público. Pongámonos entonces a trabajar al respecto.

 

 

"Catedráticos en defensa de filosofía Rechazan las pretensiones de la Federación de desaparecer la materia de educación media" Jessica Martínez Chio

25 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: Cambio de Michoacán
http://www.cambiodemichoacan.com.mx/vernota.php?id=101478

Morelia, Michoacán.- El entrenar robots sirvientes a la industria mercantil empresarial y cancelar la existencia de ciudadanos pensantes, críticos y propositivos es parte del objetivo de la política educativa implementada por el gobierno federal, consideraron especialistas en pedagogía y filosofía después de conocer la pretensión de cancelar la materia de filosofía en la educación media superior, incluso los académicos de la Universidad Michoacana advierten que no acatarán dicha medida en caso de que se apruebe.

Después de que la Federación hiciera pública su pretensión de eliminar la materia de filosofía del plan de estudios de bachillerato, las diferentes facultades e instituciones del área en el país se están organizando para contrarrestar tal iniciativa y crear un campo disciplinario de humanidades y ciencias sociales que incorporen como obligatorias las disciplinas de filosofía, lógica, ética y estética.

En ese tenor, el director de la Facultad de Filosofía de la Universidad Michoacana, Eduardo González Di Pierro, condenó tal pretensión al considerar que la materia es la columna vertebral de todo proceso educativo, ya que siempre ha sido fuente del pensamiento crítico y propositivo que todas las sociedades modernas requieren.

Consideró que la pretensión del gobierno federal deriva en que se privilegia el saber tecnocrático con criterios de carácter mercantil empresarial, por encima de los elementos de la cultura y conocimiento, “pero también se busca evitar la preparación de individuos críticos y pensantes en la sociedad, o será la ignorancia, por lo que deben de reconsiderar esas posiciones”, toda vez que afectaría gravemente al desarrollo social y al campo de empleo para los empleados de esa área del conocimiento, aunque advirtió que en caso de aprobarse, ninguna de las instituciones autónomas en el país la acatarían.

Por su parte, Aída Bullen Aguilar, investigadora del Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación (IMCED), detalló que la educación es un concepto integral que debe permitir al ser humano crecer de forma personal, espiritual, intelectual y académica, por lo que se requiere una formación integral, ya que “si eliminamos materias que permiten indagar sobre el ser humano, su relación con otro, consigo mismo y su ambiente, no estamos educando, estamos instruyendo y entrenando mano de obra, trabajando con cosas y no con personas, me parece fundamental que se integren estas materias a los programas”.

No obstante, aunque admitió que los programas de estudio se deben reformar debido a que actualmente no enseñan a pensar, no coincidió con la reforma planteada hasta ahora: “Benefician al mercado laboral y a ciertos sectores de la población, si queremos un sistema económico donde sólo se necesite mano de obra y no gente pensante está muy bien, pero eso no nos lleva a un verdadero progreso o desarrollo, para hacerlo necesitamos la aplicación de materias que tienen que ver con estimular la capacidad de crítica de los alumnos”.

En este sentido, lamentó que el gobierno haya desvinculado sus decisiones con las necesidades de la población, por lo que planteó la necesidad de “identificar las necesidades y saber que México necesita generar gente creativa, inteligente, crítica y propositiva, y menos robots, debería de ser el objetivo de la SEP y es una lástima que no lo sea”.

 

 

Precisiones a nota. Gabriel Vargas Lozano

24 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: la Jornada, Correo Ilustrado
http://www.jornada.unam.mx/2009/05/24/index.php?section=correo

Agradeciéndole el importante apoyo que La Jornada ha dado al movimiento del Observatorio Filosófico de México (OFM) en su defensa de la filosofía, quisiéramos hacer una precisión a la nota de Gabriel León Zaragoza sobre la resolución de la Subsecretaría de Educación Media Superior y la Conaedu tomada el viernes pasado. La nota reproduce la versión de la subsecretaría, en el sentido de que la redacción de la anterior reforma al bachillerato no fue suficientemente clara sobre el tema y por eso se prestó a confusión. El OFM puso de manifiesto que los acuerdos 442 y 444, publicados en el Diario Oficial, omitían el campo disciplinar de las humanidades y las disciplinas filosóficas (filosofía, ética, lógica y estética), desconociendo con ello la especificidad de las competencias filosóficas y su relevancia en la formación del estudiante. La OFM ha venido sosteniendo que estos hechos no fueron producto de una redacción inadecuada sino de una concepción tecnocrática para la cual el enfoque humanístico es prescindible. A partir de la rectificación de ayer, los subsistemas de enseñanza media superior tendrán que realizar las adecuaciones pertinentes. La rectificación (sin comillas) por parte de las autoridades educativas es una buena noticia, sin embargo esta modificación fue resultado de una batalla que se inició desde la aparición de los acuerdos oficiales en septiembre y octubre del año pasado e ingresó en una intensa lucha en los últimos dos meses en donde la comunidad filosófica y científica se unió para apoyar a las humanidades y la filosofía. La rectificación de la SEP se debió a la presión de un movimiento que ha recibido y sigue recibiendo un extraordinario apoyo nacional e internacional. El OFM seguirá sosteniendo la necesidad de crear un campo disciplinar autónomo de humanidades y mantendrá su independencia crítica frente a procesos que afectan la formación filosófica y humanista de los ciudadanos.

Atentamente.

Observatorio Filosófico de México. Responsable: Gabriel Vargas Lozano.

 

 

"Rectifica la SEP: filosofía sí es materia obligatoria en bachillerato".Gabriel León Zaragoza

23 de mayo de 2009

Por unanimidad, la dependencia y el Conaedu incorporan las humanidades en el plan educativo

 

ir arriba

Fuente: La Jornada
http://www.jornada.unam.mx/2009/05/23/index.php?section=sociedad&article=036n1soc

 

Nunca se pretendió excluirla de la RIEMS; todo fue una confusión, asegura el subsecretario Miguel Székely

Es un triunfo histórico que saca a esta disciplina de la marginación, dice el OFM

 

La Secretaría de Educación Pública (SEP) y los integrantes del Consejo Nacional de Autoridades Educativas (Conaedu) aprobaron ayer, de forma unánime, la incorporación de las humanidades como campo disciplinario del sistema educativo del país, y en éstas incluyeron filosofía, ética, lógica y estética como materias obligatorias para los estudiantes que cursen el bachillerato.

La Subsecretaría de Educación Media Superior de la SEP precisó que las modificaciones entrarán en vigor a partir de su publicación –en unas semanas– en el Diario Oficial de la Federación (DOF), pero desde ayer quedó adoptado como acuerdo y se suma como elemento totalmente modificado en la Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIEMS).

Integrantes de la comunidad filosófica de México manifestaron que con lo aprobado durante la sesión de la Conaedu y una vez que se publique en el DOF quedan anulados los acuerdos mediante los cuales la SEP determinó la desaparición de las disciplinas filosóficas como obligatorias.

Al respecto, el subsecretario de Educación Media Superior de la SEP, Miguel Székely, aseguró en entrevista que no se pretendía eliminar la filosofía como disciplina obligatoria, sino que la SEP no fue lo suficientemente clara sobre el tema y eso se prestó a una confusión.

Detalló que en la sesión el Conaedu aprobó hacer explícito –en un anexo del acuerdo secretarial 442– que de ninguna manera se excluyeron las asignaturas de filosofía y disciplinas afines, debido a que eso nunca estuvo planteado en la reforma.

“Fue una interpretación que se tuvo en parte porque los acuerdos secretariales no fueron totalmente explícitos. Ni la filosofía ni ninguna otra materia se modifica con la reforma, que lo que establece es un conjunto de competencias y los perfiles de los egresados de la educación media superior.

A juicio de la comunidad filosófica eso no era suficientemente explícito y por medio de esta adecuación en el anexo se hace explícita su inclusión, para que no se preste a confusión, detalló.

Agregó que otra modificación fue al acuerdo secretarial 444 –en el que se mencionan los campos disciplinares–, donde se modifica el nombre del tercer campo para incluírsele el de Humanidades y Ciencias Sociales, y al hacer mención a las disciplinas en ese campo se ha hecho explícito también la filosofía, la ética, la lógica y la estética.

“Esto permite hacer explícita la importancia que ya se daba en la reforma a la filosofía, pero que a juicio de esa comunidad y del Observatorio (Filosófico de México) se prestaba a confusión.

Dado que el tema de la reforma era fortalecer a las humanidades y todas las autoridades educativas fueron muy receptivas y por unanimidad se votó, ahora no se deja lugar a dudas de que no hubo exclusión y queda con una fortaleza mucho mayor que antes, apuntó.

Propuesta de 12 acciones

Luego de saludar la rectificación, el Observatorio Filosófico de México (OFM) la calificó como triunfo histórico, en cuya lucha, por primera vez y como nunca había ocurrido se reunieron todas las asociaciones y profesores de filosofía, así como destacados integrantes de la comunidad científica, en defensa de una causa común.

Se trata de un precedente y del inicio de una nueva etapa en que la filosofía rompe la marginación en que se le ha tenido durante muchos años, aseguró Gabriel Vargas Lozano, coordinador del organismo.

Informó que la subsecretaría les ofreció 12 acciones para fortalecer la educación filosófica del nivel bachillerato, entre las que se encuentran apoyar su difusión, realizar foros de discusión, elaborar guías y publicaciones para los docentes, así como establecer su perfil; impulsar programas de titulación, formación y diplomados especializados.

 

 

"La RIEMS, un fracaso anunciado". Alfredo Macías Narro

ir arriba

Leer el artículo completo en formato PDF
Comentar el artículo / Sobre el autor:  Alfredo Macías Narro
Comunicarse con el autor http://www.odiseo.com.mx/users/alfredo-macias-narro/contact
(es necesario estar suscrito).

RESUMEN:

El presente artículo, tiene como objetivo fundamental identificar los aspectos culturales, políticos, sociales y académicos principales en que se encuentra inserta la Reforma Integral de la Educación Media Superiores (RIEMS), desde una posición descriptiva y crítica. Especial atención merece la discusión política, sobre el carácter subordinado de la RIEMS a los intereses de clase de la derecha en el poder, así como la postura sumisa, dócil y acrítica de las autoridades educativas, ante los dictados injerencistas de los organismos financieros internacionales. Asimismo, se tocan ciertos aspectos del papel que juegan algunos de los diferentes actores más representativos del hecho educativo.

 

 

"La SEP anuncia un programa de titulación para maestros". Mariana Viayra Ramírez | Nacional

22 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: La Crónica
http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=434052

El subsecretario de Educación Media Superior de la SEP, Miguel Székely Pardo, anunció que la dependencia prepara un programa de titulación para maestros que imparten clases en bachilleratos.

En entrevista explicó que dicho programa arrancará con los profesores que tienen la carrera de filosofía e imparten esa especialidad en los planteles.

“Hemos tenido acercamientos con la comunidad filosófica que ha detectado una gran necesidad de titulación de maestros de Filosofía”, dijo.

Agregó que los profesores que imparten esta materia tienen la inquietud por obtener el documento, por lo que trabajan con la SEP para elaborar este programa que prevé que los mentores concluyan este proceso.

Por ello, puntualizó que se ha planteado iniciar un programa de titulación para ellos, que sería una innovación, apuntó el funcionario.

Reconoció que la SEP no ha puesto un límite para que maestros cuenten con título porque el contrato colectivo de trabajo no lo establece como una condición, pero “eso requeriría un cambio en el contrato colectivo que no hay intención en este momento, ya que estamos concentrados en generar estas opciones de titulación”.

Enfatizó que de acuerdo con el último censo realizado en el 2007, el 40 por ciento de los 240 mil docentes para ese nivel educativo no han obtenido su título.

Para actualizar ese censo, explicó que por medio de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) se hará un nuevo censo de instituciones que pueden generar esta oferta, por lo que “vamos a empezar con un programa de titulación que sea específico para un campo disciplinario”.

 

 

"Exigen estudiantes y maestros de la Universidad Autónoma de Puebla detener la eliminación de filosofía en las prepas". Arturo Alfaro Galán.

21 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: la Jornada de Oriente
http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2009/05/21/puebla/edu204.php

Estudiantes y maestros de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP) exigieron al gobierno federal detener la eliminación explícita de la materia de filosofía en los planes de estudio de las escuelas preparatorias del país, pues lo consideran como un atentado contra la inteligencia del hombre.

Ayer, los estudiantes y maestros de la UAP colocaron en las paredes de la facultad universitaria mantas y pancartas alusivas a su preocupación, en donde refirieron que con la desaparición de la materia –impulsada por la reforma del gobierno de Felipe Calderón en el bachillerato– México estará en el umbral de un sistema y una sociedad “más autoritario”, al cercenar la posibilidad de que un millón 900 mil estudiantes reflexionen sobre su país de manera crítica y libre.

Al respecto, Célida Godina Herrera, coordinadora de la maestría en Filosofía de la UAP y consejero del Observatorio Filosófico Nacional, explicó que la reforma integral de la educación media superior, que entrará en vigor en agosto próximo, no sólo desaparece la filosofía, sino también las asignaturas como lógica, estética, ética, epistemología o filosofía mexicana, las cuales ya no serán tema de estudio para los jóvenes de entre 16 y 18 años.

Indicó que con esta medida, el millón 900 mil alumnos de bachiller no podrán contar con una preparación esencial para su formación como ciudadanos, por lo que la comunidad filosófica exige a la Secretaría de Educación Pública (SEP) reponer “de inmediato la filosofía como disciplina básica”, explicar las causas de su eliminación y colocar las materias del área como elemento fundamental de la enseñanza.

“Queremos mexicanos conscientes, reflexivos, responsables y comprometidos; hombres libres que piensen en un país soberano, no dependiente (...) Lo que está haciendo el gobierno federal es fomentar la educación privada en donde la educación pública no tenga una apertura de ideas y de critica, apoyando una ideología empresarial, donde los alumnos dejarán de ser estudiantes a ser tratados como máquinas de uso para las empresas”, acotó en entrevista.

De acuerdo con la investigadora, las consecuencias de eliminar estas disciplinas, que promueven el pensamiento crítico, conllevan “estragos terribles”, pues generarán “personas alienadas, serviles a lo que les dicten otros, e incapaces de guiar su vida por sus propios razonamientos”.

En su turno, Silvino Romero, consejero de docencia del nivel medio superior  representante del Observatorio Filosófico Nacional, criticó que la SEP –“que ha sido reprobada en los últimos años por la UNESCO al no poder capacitar a los niños para la comprensión del lenguaje y matemáticas”– pretenda ahora expulsar a la filosofía de los estudios de la educación media superior.

Finalmente, confió en que el próximo 22 de mayo, se tomen los acuerdos necesarios para revertir las intenciones del gobierno federal: “Esperemos que los gobernantes abran los ojos y se den cuenta de que la filosofía es la base del pensamiento humano”.

 

 

Posición de la comunidad universitaria de Jalisco

21 de mayo de 2009

ir arriba

Dr. Miguel Székeley Prado

Subsecretario de Educación Media Superior de la Secretaría de Educación Pública 

Los miembros de la comunidad universitaria de Jalisco, que se siente directamente implicada por los acuerdos de reforma al bachillerato hacemos el siguiente

P R O N U N C I A M I E N T O

Suscribimos en lo general la posición del Observatorio filosófico en torno al lugar de la filosofía en la RIEMS en las siguientes demandas:

1. Que sea creada un área disciplinar denominada “Humanidades” y que sea anexada a las establecidas en la Reforma Integral del Educación Media Superior (RIEMS) como los son: matemáticas, ciencias naturales, ciencias sociales y comunicación.

2. Que se mantengan como básicas, es decir, obligatorias en el marco curricular común para todos los estudiantes que cursen el bachillerato en cualquier institución la asignatura de filosofía.

3. Que se otorgue a las “competencias genéricas” un carácter genuinamente filosófico y humanístico.

Así mismo le comunicamos que, refrendando el carácter autónomo de la universidad pública,  nuestra comunidad se ha constituido en una asamblea permanente hasta que sean atendidas plenamente nuestras demandas.

A T E N T A M E N T E

Guadalajara Jalisco a 21 de mayo de 2009

Asociación Filosófica de Guadalajara.

Asociación Nacional de Estudios filosóficos y Humanísticos A. C.

Confederación Nacional de Estudiantes de Filosofía (representación Jalisco)

Representante de los profesores de filosofía del bachillerato del SEMS de la U de G.

Colectivo de Estudiantes en Lucha.

Departamento de filosofía de la Universidad de Guadalajara

Representante general del Alumnado del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades.

Representante de de los profesores del departamento de filosofía del Departamento de filosofía de la U de G.

Responsable  de la publicación Dr. Cuauthémoc Mayorga

 

 

"Busquemos la filosofía a pesar de las reformas". Mario Hernández

20 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: Aguasdigital.com
http://www.aguasdigital.com/lasplumas/mariohdz.php?idnota=15392

Afortunadamente el conocimiento busca siempre los mecanismos de su propia transmisión. La Edad Media negó buena parte del conocimiento y, sin embargo, éste se conservó y se transmitió. Hoy, ante las reformas educativas que pretenden expulsar a la filosofía y a las humanidades de los planes y programas de los bachilleratos, debemos pensar sobre qué mecanismos tendrá el pensamiento crítico para conservarse.
El nivel de avance de una sociedad se puede medir en términos de autoconciencia. Se sabe que los pueblos antiguos no desarrollaron conciencia del propio conocimiento. Esto ocurre hasta el siglo V a.V. en la antigua Grecia. Es entre los griegos donde por primera vez el hombre piensa su propio pensamiento. La filosofía surge en un momento especial entre el pueblo heleno. La conciencia se exigió a sí misma la búsqueda de explicaciones racionales del mundo fuera de preceptos religiosos o míticos. El filásofo se lanzó a la tarea de interpretar la realidad con los instrumentos de la razón. El pensamiento lógico protagonizó el advenimiento de un pensamiento crítico.
Hacer filosofía implica desarrollar un pensamiento libre y totalizador. El pensar filosóficamente es asumir una negación. Es decir un "no" rotundo contra las ideas establecidas. Por definición, filosofía es cuestionamiento y sólo se pregunta por aquello que no se tiene. La filosofía nos ayuda a darnos cuenta de que a pesar de que contamos con respuestas, éstas por muy sólidas que parezcan ser, pueden volver a plantearse y sobre todo se asume que se pueden buscar nuevas respuestas ahí donde la verdad se había instalado. De ahí la actitud de negación. Es no aceptar ingenuamente un conocimiento sin el concurso de la crítica.
Uno de los signos más humanos desde el punto de vista intelectual es la actitud de aprender a desconfiar de las certezas. Como sociedad, hoy en día debemos aprender a vivir fuera de las seguridades que aportan ciertas verdades. La verdad es reaccionaria. La filosofía es transformadora. De ahí el espíritu de la frase: "Amo a los hombres que buscan la verdad, pero detesto a aquellos que creen haberla encontrado".
Si los antiguos griegos hubieran aceptado ingenuamente sus verdades, no hubiera sido posible el nacimiento de la filosofía y, por tanto, ninguna ciencia se habría instituido como la forma más acabada (hasta el momento) de explicación de la realidad. Recordemos que la filosofía como explicación racional del mundo dio paso al nacimiento del conocimiento científico. Sin filosofía, la ciencia simplemente no es posible.
Las instituciones, las sociedades y las personas más conservadoras son aquellas que son incapaces de poner sobre la mesa de la discusión sus "verdades". Son famosos los episodios de hombres que pagaron incluso con su vida el desafío a las verdades establecidas. Recordemos el caso de Sócrates, acusado de ateísmo y de pervertir a la juventud por inculcarles "ideas perniciosas". La reacción griega lo condena a muerte. ¿Qué podemos decir del caso de un Giordano Bruno, consumido -como su pensamiento- en el fuego? ¿Y Galileo?
El filósofo al lanzar preguntas hace que se tambaleen las estructuras más atávicas de una sociedad. Si queremos transformación, este cambio debe provenir del pensamiento. ¿Qué esperar de una política que le apuesta por el pragmatismo y el saber puramente técnico? Un sistema educativo que asume a las escuelas como simples y groseros centros de capacitación laboral es un grave error. No podemos pensar en términos de progreso y modernidad cuando se condena a nuestros jóvenes a formar parte de un sistema que exige mano de obra pero con muy poco o ningún pensamiento crítico. Pensémoslo de este modo. La actitud analítica e inteligente, la que proviene de la filosofía es incompatible con un sistema económico que busca empleados no pensadores.
Hoy en día que la drogadicción, el narcotráfico, la inseguridad y la desintegración familiar parecen ser signos que determinan nuestro acontecer cotidiano, se ha vuelto una constante escuchar a los diferentes actores sociales sobre la necesidad de fomentar los valores. Padres de familia y educadores coinciden en la necesidad apremiante de contar con una verdadera educación integral. La pregunta es ¿cómo educar en valores dentro de un esquema educativo que abiertamente desprecia la filosofía, la historia y las humanidades en general? Porque no se trata de adoctrinar ciegamente sobre lo que supuestamente se debe o no se debe hacer, sino que la filosofía, en una de sus formas -la ética-, aspira a formar individuos libres, responsables, conscientes de su actuar; en síntesis, individuos con la capacidad para decidir sobre las circunstancias de su vida. Sólo la filosofía puede construir ese espacio para la reflexión, lo que la convierte en una puerta abierta a la libertad. Una educación que expulsa a la filosofía es una educación que atenta contra la más elemental forma de libertad.
Veo con profunda tristeza que las reformas educativas a nivel bachillerato buscan hacer de cada estudiante un empleado gris, obtuso e irreflexivo. Pero como lo señalamos, el pensamiento en libertad es contrario a todo conservadurismo. En fin, qué podíamos esperar de un gobierno federal que marcadamente ha hecho de la educación un asunto de poca importancia y qué podíamos esperar de un gremio magisterial que se pudre en manos de una Elba Esther Gordillo.
Me parece que como sociedad debemos aspirar a que los estudiantes en las aulas hablen, discutan y piensen. Sobre todo esto último. Hace falta una juventud pensante. Hago un llamado a todos los jóvenes estudiantes que leen esta columna para que asuman una actitud rebelde ante un mundo que ciertos adultos intentan imponerles. Recordemos que el día de mañana se conmemora un año más de la muerte de uno de los más grandes pensadores latinoamericanos: José Martí. Él decía una frase que viene muy a cuento: "Ser culto es la mejor forma de ser rebelde". Hagámonos rebeldes, busquemos la filosofía incluso fuera de las aulas, ya que no nos dejan otro camino.

 

 

“Rechazo a la expulsión de la filosofía de la educación media superior “. Patricia Monreal Vázquez

17 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: Cambio de Michoacán
http://www.cambiodemichoacan.com.mx/vernota.php?id=101079

Preocupación de gremios culturales por las medidas tomadas por la SEP; `atentan contra la formación integral y crítica de las futuras generaciones´

Morelia, Michoacán.- Mediante un documento de protesta integrantes de organizaciones culturales denuncian que la Secretaría de Educación Pública, “que ha sido reprobada en los últimos años por la UNESCO al no poder capacitar a los niños para la comprensión del lenguaje y matemáticas”, pretenda ahora expulsar a la filosofía de los estudios de la educación media superior.

A través de un comunicado signado por la Comisión Promotora del Movimiento Cultural por la Soberanía Nacional, y los comités culturales de las colonias unidas Santa Cruz II de Morelia y Plan de Ayala de Uruapan, así como de la Primaria Miguel Hidalgo de la capital michoacana, y de La Mueca, organización de arte, cultura y pensamiento, éstas manifiestan su preocupación por las medidas tomadas por la SEP, “que atentan contra la formación integral y crítica de las futuras generaciones de jóvenes al pretender desaparecer materias como la filosofía, siendo a la vez un atentado contra dicha ciencia que ha sido sustento del pensar humano”.

El documento central escrito por Severo Iglesias, director fundador de la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana, apunta que escudada en las “aportaciones” de “autoridades” escolares de los gobiernos, en la ANUIES (Asociación de Universidades e Institutos de Enseñanza Superior), en la UNAM, el IPN y el “consejo de especialistas de la SEP”, ha hecho circular la propuesta de una Reforma Integral de la Educación Media Superior”. (Diario Oficial, acuerdo 442. 26 de sept. 2008), la que será impuesta a las universidades “valiéndose del chantaje presupuestal y de la burocracia de la ANUIES”.

Con la desaparición de la filosofía -refiere el documento- “quedan fuera del alcance del estudiante los problemas de la reflexión como un modo de conocer el mundo y a sí mismo, la estética y el tratado de la belleza, la teoría del conocimiento, la epistemología y la verdad, la reflexión sobre el devenir de la humanidad y los fines de la vida humana, la concepción del hombre y la vida, la evolución del mundo y los valores.

En ese sentido se apunta que más allá del volumen de saber que la filosofía representa como una vía para enriquecer la vida humana, el conocimiento de los valores y de todo lo que es un fin en sí mismo es una aportación insustituible por otras ciencias. “De tal modo, la propuesta de la SEP significa que el joven sólo irá a obtener saber consumible, el que deberá desechar cuando sea obsolescente por el avance técnico, por los cambios en la organización del trabajo o cuando se le olvide por inútil”.

De esta manera se apunta que el proyecto de la SEP se atreve a aclarar que se busca que las disciplinas contribuyan a formar personas con capacidad de enfrentar las circunstancias del mundo actual.

“Podrían haber dicho que se pretende contribuir a que cada estudiante se forme a sí mismo, pero ellos pretenden formarlo como si fuera de barro. Y podrían decir que se busca contribuir a su formación como persona en la convivencia natural, como individuo en la vida civil y como ciudadano en la vida política, pero sería pedirles demasiado”.

Aberrante la intención de querer borrar la filosofía: Diputados

Como aberrante fue calificada por los integrantes de la Comisión de Educación del Congreso local, la intención de las autoridades federales por desaparecer del nivel medio superior la filosofía como una de las asignaturas a cursar.

Para los legisladores Wilfrido Lázaro Medina y Raúl Morón Orozco, a la comisión a la que pertenecen le ha faltado participar más en discusiones sobre las políticas educativas que ahora se instrumentan, y entre las que está la reforma a la educación media superior en el país que es impulsada por el gobierno federal.

Wilfrido Lázaro Medina, de extracción priísta, apuntó que sería un absurdo borrar la filosofía de los planes de estudio de preparatorias y bachilleratos, “hacerlo es suprimir la posibilidad de encontrarnos como seres pensantes, y seguir fortaleciendo la línea de la reflexión que nos permite la diferencia con los demás seres vivos”.

Desde la perspectiva del legislador, la filosofía no debe sólo mantenerse sino fortalecerse, “no se puede segregar de la vida humana, es absurdo y aberrante pensarlo, creo que quienes desde la SEP lo plantean ni siquiera saben de lo que están hablando”.

A su vez el perredista Raúl Morón Orozco de entrada señaló que la filosofía es la madre de todas las ciencias, “a mí me enseñaron eso cuando estudié filosofía, y efectivamente es la ciencia que nos enseña a concebir al mundo. Yo no entiendo por qué este afán reduccionista del gobierno federal de quitar materias que ayudan a entender y comprender lo humano.

“Todo lo que tiene que ver con el humanismo lo quieren quitar, buscan formar individuos fundamentalmente técnicos, con una mentalidad mecanisista, pragmatismo, reduccionismo y positivismo puros que nada tienen que ver con el desarrollo integral de los seres humanos como personas, yo estoy totalmente en desacuerdo con este planteamiento”.

Morón Orozco reconoció que de parte del Congreso ha faltado posicionarse sobre este particular, “en la Comisión de Educación tenemos varios temas pendientes, el miércoles nos reunimos y vamos a ver si abordamos en conjunto este asunto”.

 

“Rescatan Filosofía en la SEP”. Daniela Pastrana

17 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: El Periódico
http://elperiodicoenlinea.com.mx/index.php?newsId=1242505372028172056&catId=1241807563484126710

La SEP dio marcha atrás a la eliminación de la materia de filosofía del plan de estudios de Bachillerato. Así lo aseguró el titular Alonso Lujambio al Observatorio Filosófico de México

El Periódico

La Secretaría de Educación Pública dará marcha atrás a la eliminación de la materia de filosofía del plan de estudios de bachillerato. El propio secretario de Educación, Alonso Lujambio, se comprometió a modificar los términos de la reforma durante la reunión que sostuvieron los integrantes del Observatorio Filosófico de México con autoridades educativas el martes pasado.

En una reunión previa, el 28 de abril, el subsecretario de Educación Media Superior, Miguel Székely, había admitido que fue un error eliminar la filosofía de las disciplinas obligatorias y las humanidades como campo de conocimiento y propuso dos opciones para corregir la reforma: adicionar en incluso anteponer las humanidades al campo de ciencias sociales (con las materias filosóficas incluidas como obligatorias) o establecer un campo específico para las humanidades.

Debido a que la reforma ya está en vigor, los representantes de la comunidad filosófica que han estado en las reuniones aceptaron la primera opción, que es más fácil de instrumentar, pero se reservaron el derecho a mantener la batalla por la segunda propuesta.

La rectificación de la reforma implica modificar el acuerdo 444 para la Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIEMS) publicado en el Diario Oficial el 21 de octubre de 2008. Antes, la propuesta tiene que ser aprobada por el Consejo Nacional de Autoridades Educativas que se reunirá el 22 de mayo en la Ciudad de México.

 

La RIEMS, ahora:

Matemáticas (matemáticas)

Ciencias experimentales (física, química, biología y ecología)

Ciencias sociales (historia, sociología, política, economía y administración)

Comunicación (lectura y expresión oral y escrita, literatura, lengua extranjera e informática)

 

Y como quedaría después de la rectificación.

Matemáticas (matemáticas)

Ciencias experimentales (física, química, biología y ecología)

Humanidades y ciencias sociales (filosofía, ética, lógica, estética, historia, sociología, política, economía y administración)

Comunicación (lectura y expresión oral y escrita, literatura, lengua extranjera e informática)

 

 

"La eliminación de la filosofía, un paso contra la laicidad de la educación: Godina"

15 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: La Jornada de Oriente
http://www.lajornadadeoriente.com.mx/2009/05/15/puebla/edu104.php

MARTIN HERNANDEZ ALCANTARA

La eliminación de la filosofía como materia básica en el bachillerato puede ser un paso adelante en el intento de la iglesia católica por despojar de su carácter laico al sistema educativo mexicano, con el concurso del gobierno federal que encabeza el panista Felipe Calderón Hinojosa, advirtió Célida Godina Herrera (CGH), coordinadora de la maestría en filosofía de la UAP.

En una entrevista con La Jornada de Oriente (JO), la doctora en filosofía por la Universidad Iberoamericana de México e integrante del Observatorio Filosófico de México recuerda como ejemplo de la ofensiva contra la secularización el apoderamiento que un grupo de egresados “sin experiencia ni preparación” de la licenciatura en filosofía de la católica Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla hizo del centro de investigación filosófica fundado por Ricardo Guerra en Cuernavaca, con el respaldo del gobierno estatal panista de Morelos.

La autora de Hombre y técnica en el mundo contemporáneo. Una mirada desde la ética (2006), comienza la charla recordando que la supresión de la filosofía es una “decisión sin consenso del mundo filosófico de México. La enseñanza de la filosofía no debe privilegiar ciertas disciplinas, sino una enseñanza integral que aborde la ética, la estética, la epistemología, la introducción a la filosofía y la historia de la filosofía. La disposición de la SEP es francamente lamentable en el sentido de que eufemísticamente dice que no es que no exista la filosofía dentro del nuevo programa de la SEP, sino que está incluida de una manera transversal, lo que quieren decir es que existe en todas partes pero no está en ninguna, no es explícita.

Se piensa con este nuevo criterio que aprender filosofía es aprender la vida misma y no se necesita un estudio científico, sistematizado, con principios y que cualquiera puede enseñarlo implícitamente dentro de las materias que se imparten.

JO –¿A qué obedece esta ofensiva de la SEP federal hacia la filosofía?, ¿es menosprecio, ignorancia?...

CGH –Lo que pasa dentro de la enseñanza, no sólo en México, es que está obedeciendo a ordenamientos internacionales. La enseñanza ahora tiene que ver con la productividad, con la competencia, con la empresa, tiene que ver con un lenguaje francamente utilitario, francamente tecnológico, en donde se desprecia lo que es el humanismo del conocimiento, en donde en vez de ver a la persona como tal se le ve como objeto.

Tenemos varios ejemplos, desgraciadamente hasta en las instituciones universitarias: antes había una instancia que se llamaba Relaciones Laborales, hoy esa misma instancia se llama Recursos Humanos, una nominación que dice mucho de la concepción que se tiene de las personas, las personas se ven como meros objetos, como meros recursos.

En el mundo secularizado en el que vivimos lo que nosotros tenemos que defender es una enseñanza de la filosofía basada en la razón y no en la fe. Qué es lo que pasaría si desapareciera la filosofía, pues regresaríamos a la Edad Media, en la que sólo los que “enseñan” filosofía son los curas, un periodo que quedó en el olvido desde los siglos XIX y XVIII, con lo que fue la Ilustración.

Nosotros hacemos un marcaje distinto de lo que es la filosofía: la filosofía no es teología ni es ideología y no tiene que ver con la fe ni con el dogma, sino con la luz de la razón; nosotros cuestionamos el dogma, y en ese sentido tenemos que defender una filosofía que enseñamos a los estudiantes, pero no es una ideología, es filosofía.

JO –El sexenio pasado la iglesia católica intentó abiertamente que se abrogara la laicidad obligatoria en el sistema educativo mexicano. ¿Observa usted en esta eliminación de la filosofía una suerte de respuesta a esa pretensión clerical?

CGH –Pensando a fondo, yo creo que sí. Ellos quieren adueñarse de la institución educativa para eliminar la laicidad institucionalmente hablando. Y por supuesto que ahora, como tienen el poder, lo hacen a través de las instituciones creadas por el Estado mexicano en otras épocas. Creemos que así como en el régimen de Fox se criticó a Carlos Fuentes por una obra que escribió, se critica ahora a Chávez porque le entregó a Obama un libro de Galeano, se critica que haya personas en el mundo secular que defienden el aborto, la eutanasia, vemos que hay sectores moviéndose en ese sentido.

La entrevistada recuerda entonces: “en Cuernavaca, el gobierno del estado apoyó, por su estatura intelectual y su prestigio, al doctor Ricardo Guerra para que abriera un Centro de Investigación Filosófica. Hace dos años murió el doctor Guerra, y ahora El Yunque, a través del gobierno panista que está ahora en Morelos, se ha adueñado de este centro. Gente que ha estudiado aquí en la UPAEP, precisamente, es la que ahora quiere convertir a ese centro en una escuela ideológica y confesional.

JO –¿Es gente que estudió la licenciatura en filosofía aquí en la UPAEP?

CGH –Son egresados, uno lo puede ver, son egresados de la UPAEP que de alguna forma se han insertado en el gobierno panista de Morelos y ahora están metidos en este centro de investigación que tenía renombre. La gente que daba clases allí eran filósofos de la UNAM, de la Universidad Metropolitana, y todos ellos simplemente han quedado a disposición de gente sin experiencia, que no tienen ninguna preparación filosófica y que tienen una dirección ideológica de partido.

 

 

 

"El conocimiento, listo para usar… y tirar". Nicolás Malinowski.

13 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: Megatendencias
http://www.tendencias21.net/El-conocimiento,-listo-para-usar-y-tirar_a3265.html

La desaparición de la filosofía como asignatura obligatoria en México plantea serios interrogantes sobre la utilidad de los conocimientos técnicos

Desde hace unos quince años se multiplican en Estados Unidos o en Europa los signos de lo que Edgar Morin llama una « presión sobre-adaptativa » entre la enseñanza y el mundo profesional. El último episodio de este proceso lo constituye el nuevo Sistema Nacional de Bachillerato recién adoptado en México, que excluye las disciplinas filosóficas como obligatorias. La filosofía se encuentra así relegada al estatuto de asignatura “opcional”, preludio de “inútil” y finalmente “arcaica”. La cuestión subsiguiente es: ¿Para qué sirven los conocimientos técnicos si no existe paralelamente una aptitud para relacionarlos, actualizarlos y contextualizarlos?

 

 El debate es antiguo, internacional, conocido, pero acaba de alcanzar en México una dimensión trágico-urgente, que debería movilizar a todos los que se sienten preocupados por la calidad de la enseñanza en este país. Publicada el 26 de septiembre de 2008 en el Diario Oficial de la Federación, a través del Acuerdo 442, la “Reforma Integral de Educación Media Superior” (RIEMS) contempla una progresiva desaparición de la filosofía en los planes y programas de estudio de las instituciones de enseñanza media superior de todo el país. ¿Un progreso social? ¿Una reforma para mejorar la posición internacional de México?... Es lo que quisiera debatir aquí.

 

No sorprenderá a nadie que me exprese en contra de esta ley siendo, en lo personal, doctorante de filosofía. Pero en este caso reivindicaré más bien la pertenencia a una institución educativa que asume el pensamiento complejo y la obra del Profesor Edgar Morin como una gran aportación para la reforma de los sistemas educativos. Es precisamente su fuente de inspiración la que me invita a considerar con gran circunspección la presente iniciativa de la Secretaría de Educación.

 

Desde hace unos quince años se multiplican en Estados Unidos o en Europa los signos de lo que Edgar Morin llama una « presión sobre-adaptativa » entre la enseñanza y el mundo profesional. : “Existe una presión sobre adaptativa que invita a conformar la enseñanza y la investigación a las solicitudes económicas, técnicas, administrativas del momento, a ajustarse a los últimos métodos, a los últimos ingresos en el mercado, a reducir la educación general, a marginalizar la cultura humanista […] Siempre en la vida y en la historia, la sobre-adaptación ha sido, no signo de vitalidad, sino anuncio de senectud y muerte por pérdida de la sustancia inventiva y creativa.” (Congreso de Locarno, 2 de Mayo de 1997).

 

¿Inútil y arcaica?

 

La presente reforma propuesta por la Secretaría de Educación de México invita en efecto a plantear la cuestión del valor de los conocimientos que se difunden en los sistemas educativos, tendiendo a resumir la aportación de tal o tal asignatura a su posibilidad de ser traducida inmediatamente en competencia profesional en el mundo laboral. Sólo se justificarían en esta perspectiva aquellos contenidos curriculares ad hoc, y la filosofía, consecuentemente, se encontraría relegada al estatuto de asignatura “opcional”, luego “inútil”, y finalmente “arcaica”.

 

Me pregunto: ¿Para qué sirven los conocimientos técnicos –a fortiori en nuestras sociedades globalizadas dónde se hacen cada día más vivos los cambios políticos, económicos y sociales- si no existe paralelamente una aptitud para relacionarlos, actualizarlos y contextualizarlos? Podemos imaginar el caso de un estudiante, recién egresado de las mejores escuelas profesionales en finanzas, y que entraría en el mercado laboral en septiembre de 2008, cuando se declaró la crisis internacional… Apenas dos meses después de su titulación, este mundo de las finanzas cambió de manera tan drástica que aquel estudiante ya ni puede reconocer lo que había estudiado durante tantos semestres.

 

Frente al obstáculo de una obsolescencia acelerada de los conocimientos técnicos, al riesgo de una dilución de lo fundamental en la urgencia cotidiana, no son los conocimientos en sí mismos los que le deben importar al estudiante, al empresario o al dirigente político, sino más bien el método y la creatividad intelectual que permiten ordenarlos en una secuencia estratégica, con el fin de identificar y solucionar los problemas siempre transdisciplinarios que se manifiestan en nuestro mundo.

 

La filosofía en esta perspectiva, como amor por la sabiduría, no es tanto un conocimiento, sino más bien una condición de posibilidad del conocimiento mismo. Lo necesita el mundo económico para su propia eficiencia y lo necesita también el mismo sistema democrático, por la razón sencilla de que una enseñanza ciudadana no se puede resumir a lo que los romanos llamaban “panem et circenses”.

 

 

Buscan inclusión de materias filosóficas en Bachillerato

11 de mayo de 2009

ir arriba

El organismo entregó una propuesta al subsecretario de Educación Media Superior para lograr la inclusión de materias con temas filosóficos a nivel bachillerato

Fuente: El Universal
http://www.eluniversal.com.mx/notas/597178.html

El Observatorio Filosófico de México (OFM) defendió su propuesta sobre la creación de un campo disciplinar de conocimientos llamado "Humanidades" y la inclusión de disciplinas filosóficas obligatorias en los planes de estudio de bachillerato.


El OFM refrendó su petición de que las asignaturas filosóficas (epistemología, lógica, estética, filosofía) se incluyan como disciplinas básicas a nivel bachillerato, dentro del marco curricular común en el marco de la Reforma Integral de la Educación Media Superior.


La organización entregó el 28 de abril pasado una propuesta al subsecretario de Educación Media Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP) , Miguel Székely Pardo.


Donde planteó emitir un acuerdo oficial "adicionando un campo disciplinar de Humanidades y que dentro de él se incluyan materias filosóficas". De acuerdo con información del OFM, las autoridades propusieron la creación de la disciplina con dos variantes.


Una de ellas es que se agregue a las Ciencias Sociales pero anteponiendo "Humanidades y Ciencias Sociales" y se consideren como obligatorias disciplinas como lógica, ética y filosofía, esa propuesta sería sometida a la presentación, discusión y aprobación en el Consejo Nacional de la Educación Superior. El Observatorio Filosófico aceptó esa alternativa.


La argumentación del OFM para incluir dichas disciplinas en bachillerato se basa en que permiten la formación de ciudadanos con un pensamiento crítico, autónomo y reflexivo.


En ese sentido se pronunció en favor de formar personas en el más alto nivel de sus capacidades y habilidades, pero no dejar de lado una formación filosófica que le ayude a ser más concientes de sí mismos y del mundo en que viven.


El OFM se conformó el 18 de marzo pasado como una coordinación nacional de las principales asociaciones de filosofía del país y profesores provenientes de diversas instituciones de educación media superior. Tiene como objetivo promover el desarrollo de la filosofía en los campos de la docencia, la investigación y su difusión en la República Mexicana.

 

 

"La filosofía y la reforma del bachillerato". Arnaldo Córdova

10 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: La Jornada
http://www.jornada.unam.mx/2009/05/10/index.php?section=opinion&article=032a2pol

La desaparición de las disciplinas filosóficas (historia de las doctrinas filosóficas, lógica, ética y estética) de los planes de estudio del bachillerato que ha estado instrumentando la Secretaría de Educación Pública no es algo que sólo preocupe a los integrantes de la comunidad filosófica de México, si es que existe algo parecido. Muchos de los que estamos involucrados en la formación de cuadros de investigación en historia y ciencias sociales hemos dado muchas peleas por la formación filosófica de nuestros alumnos y hemos expuesto nuestras razones. Yo voy a dar ahora las mías en mi ya larga experiencia como formador de investigadores.


Como parte de mis estudios en filosofía del derecho, en mis años de Italia (1961-1964), mis maestros me hicieron estudiar la obra de los principales filósofos modernos. Mis autores fueron Hobbes, Descartes, Locke, Bacon, Vico, Leibniz, Hume, Kant, Hegel y Marx y tuve que estudiarlos en sus propias lenguas, porque, como me decía mi maestro Umberto Cerroni, la nuestra es, ante todo, una investigación filológica. Mientras me enfrascaba en el estudio de aquellos autores, también a mí me vino a la cabeza la pregunta ¿para qué todo esto? y mi maestro Widar Cesarini Sforza, titular de la cátedra de filosofía del derecho, me dijo: Hoy no lo podrás ver. Lo verás cuando ya seas un profesional de la ciencia.


Cuando pude entrar a dar clase en 1967 a la UNAM, en la entonces Escuela de Ciencias Políticas y Sociales (en la Facultad de Derecho sólo pude dar clases hasta 1989), había una auténtica fiebre por el estudio de una gringada llamada métodos y técnicas de investigación social. Tengo unos 50 libros que me compré sobre esa materia. Leí todos los que pude y, un día, le pregunté a Enrique González Pedrero, mi director, para qué hacían que nuestros estudiantes llevaran hasta cuatro y a veces incluso cinco cursos sobre esas idioteces. Él me preguntó: ¿Qué les darías a estudiar? ¡Filosofía!, le contesté de inmediato. A la pregunta de qué les daría a leer a los estudiantes le dije “¡La Crítica de la razón pura de Kant!” Enrique me sonrió casi con conmiseración y no dijo más.


Durante los 70, mientras todos mis colegas daban cursos sobre los autores de moda, los marxistas embelesados con Althusser, que yo critiqué acerbamente; los antes funcional-estructuralistas, ahora con las propuestas sistémicas de Easton, que luego pasaron de moda hasta que Luhmann les dio nueva y efímera vida, y así por el estilo, yo persistí en dar mis cursos sobre los autores clásicos del pensamiento filosófico y político. Tuve un plan que seguí con varias generaciones de alumnos: Maquiavelo, Bodino, Hobbes, Locke, Montesquieu, Rousseau, Kant, Humboldt, Constant, Hegel, Tocqueville, Marx, Weber. Nunca lo terminé en un semestre. Así que mis alumnos fueron casi siempre de dos o tres semestres. Muchos de ellos recuerdan esos cursos.


Mi demanda de que se eliminaran en la Facultad de Ciencias Políticas los cursos de metodología en ciencias sociales y se sustituyeran por cursos de filosofía jamás prosperó ni fue entendida. Para mi regocijo cada año cambiaban los programas de esos cursos y nunca daban resultados. Desde hace ya más de 15 años, por otro lado, he innovado mi trabajo de formación filosófica de mis alumnos. Cada semestre escojo la obra de un gran autor: la Ciencia nueva, de Vico, por ejemplo, o la Crítica de la razón pura de Kant, o las Lecciones sobre la filosofía de la historia y la Filosofía del derecho de Hegel, o las obras filosóficas de Marx, o La ética protestante y el espíritu del capitalismo y Economía y sociedad de Weber y los leo con mis estudiantes y luego las discutimos pormenorizadamente en seminarios. Debo decir que los resultados han sido muy buenos.


Cuando en 1996 la coordinación del Colegio de Ciencias y Humanidades de la UNAM eliminó las disciplinas filosóficas y sólo dejó dos cursillos en los que se pretendió meter todo, mientras en las preparatorias se sostenían los cursos tradicionales, yo le hice saber al rector que se estaba consumando una estupidez. El bachillerato universitario, obviamente, necesita de una reforma a fondo, pero no es así como lo vamos a mejorar. Desde hace ya muchos años he concentrado mi labor académica en el posgrado del Colegio de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras y me ha sorprendido que también allí he tenido que seguir batallando por la filosofía. Contra viento y marea estoy dirigiendo una tesis doctoral sobre la filosofía de la historia de Kant, que algunos investigadores del Instituto de Investigaciones Filosóficas piensan que es una mafufada.


¿Por qué la filosofía? Para empezar, todo tiene que ver, precisamente, con el método. Uno de los autores con los que se deleitaban los profesores de Ciencias Políticas en los 60, Russel L. Ackoff, escribió: Las ciencias sociales han ya avanzado muy bien técnicamente, pero no tan bien metodológicamente. Este desarrollo desigual se debe (en parte) al fracaso en distinguir entre técnicas y métodos de investigación social (The Design of Social Research, University of Chicago Press, 1967, p. vii). La filosofía moderna ha cambiado la idea que los antiguos y los medievales tenían del método: ya no es un saber hacer, como para los gringos hoy; ahora se trata de concebir conceptos. Para concebir conceptos hay que saber pensar y sólo la filosofía sabe enseñarlo.


Desde Kant (en realidad, ya desde Descartes) la filosofía ha dejado de ser mera especulación para convertirse en teoría del conocimiento, vale decir, en teoría del conocimiento científico. Como escribió Ortega y Gasset: La filosofía moderna adquiere en Kant su franca fisonomía al convertirse en mera ciencia del conocimiento. Para poder conocer algo, es preciso antes estar seguro de si se puede y cómo se puede conocer (Kant, en Tríptico, Espasa-Calpe, 1947, p. 70). Concebir quiere decir pensar. No se puede elaborar un concepto sin pensarlo. Pongamos por caso el Estado o la sociedad o el ciudadano o la mujer o el hombre en sus relaciones. Hay que pensarlos, además de observarlos. Para eso sirve la filosofía. También hay que pensar el mundo como tal, debo pensarme como sujeto que conoce y definirme y debo saber definir mi objeto de estudio. Son problemas de concepción.


Por eso es una idiotez suprimir las disciplinas filosóficas cuando más las necesitan nuestros alumnos en una etapa tan crucial de su formación como lo es el bachillerato.

 

 

"El Observatorio Filosófico de México acepta la propuesta de la SEP, pero con cuestionamientos. Agrupar las humanidades con las ciencias sociales en planes de prepa, solución parcial". Karina Avilés

07 de mayo de 2009

ir arriba

La organización, que agrupa a profesionales del área, seguirá pugnando por el reconocimiento explícito

Fuente: la Jornada
http://www.jornada.unam.mx/2009/05/07/index.php?section=sociedad&article=044n1soc

El Observatorio Filosófico de México advirtió que aceptó la propuesta de la autoridad educativa de incluir las humanidades junto con el campo de las ciencias sociales en la reforma de bachillerato, pero esa no es la solución óptima, porque se corre el riesgo de que un curso sobre ciudadanía se haga pasar por educación filosófica.


Ante ello, dicha asociación, en la que participan importantes representantes de la comunidad filosófica nacional, dejó en claro que se reserva el derecho de continuar su lucha para que se reconozca a las humanidades como un campo independiente en dicha reforma.

Esto, luego de que dicha comunidad denunció en días pasados que en la Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIEMS) desapareció la filosofía como parte de los estudios de los jóvenes preparatorianos.

La agrupación envió ayer un extenso documento donde da respuesta al planteamiento del subsecretario del ramo, Miguel Székely, en el sentido de añadir las humanidades a los campos disciplinares de la reforma, pero bajo el rubro de humanidades y ciencias sociales, sin hacer una distinción independiente de las primeras.

El coordinador del observatorio, Gabriel Vargas Lozano, explicó que fue aceptada la propuesta del funcionario, pero por razones fundamentalmente de tiempos ante la inminente puesta en marcha de la RIEMS, a partir de agosto próximo.

Por otro lado, observó que la alternativa que ofreció Miguel Székely está sujeta a un procedimiento de votación del Consejo Nacional de Autoridades Educativas (Conaedu), por lo que esperamos que no haya un revés, pese a que el discurso ha sido que existe la intención de modificar el acuerdo secretarial 444 de la RIEMS para hacer mención explícita de las humanidades.

Por ello, convocó a la comunidad filosófica a la realización de mesas redondas, diálogos y otras actividades de información para que al mismo tiempo que se discuta la propuesta en el Conaedu el próximo 22 de mayo, los estudiosos de esta disciplina puedan hacer lo propio.

Además, enfatizó, no están resueltos muchos problemas pendientes, entre ellos el de una mayor presencia de la filosofía en la educación, una mejoría importante de la docencia, así como el hecho de que sean los profesores de filosofía, o egresados de estas carreras, quienes impartan los cursos, porque en muchas escuelas son profesionales de otros ramos quienes enseñan las asignaturas filosóficas.

En el documento, el observatorio lamenta que no se haga mención independiente del campo disciplinar de las humanidades. El incluirlo junto con el campo de las ciencias sociales se presta a errores de interpretación y el peligro de que una lectura descuidada haga creer a las autoridades escolares que pueden satisfacer la necesidad de las humanidades mediante una mera atención al campo de las ciencias sociales.

También destaca que debe quedar claro en la modificación del acuerdo que la mención explícita de asignaturas como filosofía, lógica, ética y estética como parte de las disciplinas básicas de la RIEMS no excluye una gran cantidad de asignaturas para ellas como la epistemología, filosofía de la ciencia, filosofía política, etcétera. Y también es importante que la redacción final de la enmienda al acuerdo 444 precise que las humanidades y las ciencias sociales son campos distintos, aunque existan formas complejas de interrelación.

Por otra parte, propone a la Secretaría de Educación Pública (SEP) hacer una declaración oficial en el sentido de que cualquier decisión futura que afecte a la enseñanza de la filosofía será consensuada, además de con otras instancias pertinentes, con las asociaciones con presencia nacional de profesionales de la filosofía.

 

 

LAS AUSENCIAS HUMANÍSTICAS DE LA RIEMS

06 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: El Porvenir
http://www.elporvenir.com.mx/notas.asp?nota_id=306360

El día 29 de abril, el Subsecretario de Educación Media Superior de la SEP, hizo llegar a la comunidad filosófica nacional, a través del “ Observatorio Filosófico” una carta en la que acepta la propuesta que le hiciera dicho organismo de incorporar en la “Reforma Integral de la Educación Media Superior” (RIEMS) un campo disciplinar denominado “Humanidades” y en donde se incluyan las disciplinas filosóficas como básicas y obligatorias tal y como se propone en el documento entregado en propia mano el 28 de abril. La aceptación formal por parte de la SEP presenta dos alternativas: la número 1 que llamaría por mi lado, “la vía corta” y que mantiene los cuatro campos disciplinares contemplados en los Acuerdos secretariales anteriores, a saber, Matemáticas; Ciencias Experimentales; Ciencias Sociales y Comunicación pero que incluye la modificación de “Humanidades y Ciencias Sociales”, reconociendo la autonomía epistemológica de los dos campos del saber. Esta alternativa estaría condicionada a su “presentación, discusión y votación directa en la XX Reunión del CONAEDU a celebrarse el día 22 de Mayo del presente”. La alternativa núm. 2 o “vía larga”, implicaría la inclusión en la RIEMS de un quinto campo disciplinar denominado “Humanidades” pero después de diversas discusiones y acuerdos con las instancias locales, regionales y nacionales de la CONAEDU. En este momento, el “Observatorio Filosófico de México” está consultando a la comunidad para poder formular una respuesta puntual a la SEP. La aceptación por parte de la SEP de los principales “errores” señalados, no significa que la primera fase del reclamo esté concluida. Esta no terminará hasta la publicación del Acuerdo oficial correspondiente, sin embargo, a partir de allí tendrán que hacerse una serie de adecuaciones a los planes y programas de estudio así como modificaciones profundas sobre el contenido y la forma de impartir la filosofía hasta ahora y que es labor de los profesionales de la filosofía. De cualquier forma, es importante valorar el hecho de que el movimiento de reivindicación de la filosofía es la primera expresión pública, en la historia moderna de nuestro país, de la comunidad filosófica en su conjunto. En otros términos, la comunidad filosófica, haciendo a un lado, por un momento, sus discrepancias internas, se unió para manifestar una percepción: se estaba asestando un golpe que era el inicio de su desaparición en el sistema educativo estatal y que se agregaba al tsunami tecnocrático y mercantilista que nos aqueja y que se presenta como solución de todos nuestros problemas. Es por ello necesario esclarecer las causas de fondo por las cuáles “se olvidaron”, Freud mediante, de las humanidades y de la filosofía. En mi anterior artículo mencioné una proclividad tecnocrática que permea la RIEMS, sin embargo, adoptando el papel de “abogado del diablo” se me podría citar el párrafo de la página 31 del Acuerdo 442 en donde se dice: “sería de gran estrechez concebir la educación orientada a competencias como una solo de corte tecnológico” y en su apoyo, escriben en la nota 26, mediante una de las dos menciones que se hacen de la filosofía: “Aristóteles clasifica los saberes en teóricos, prácticos y poéticos (tal vez hubiera sido más claro poietikos) o productivos”. Aristóteles no es buen aliado de los artífices de la reforma ya que “el estagirita” devaluaba la práctica para exaltar la teoría como contemplación de tal manera que para él, el ingeniero que imaginaba un puente era todo y el albañil nada o muy poco. La razón es que dicho filósofo vivía en una sociedad esclavista en donde el trabajo práctico era menospreciado. Los redactores tendrían que haber utilizado la “dialéctica del amo y el esclavo” de Hegel para mostrar que su contradicción era portadora del paso a una nueva sociedad en la que se valorara mejor al trabajo. A pesar de todo, las autoridades de la SEP declaran que están a favor de la filosofía y que ésta se encuentra difuminada en todo el Acuerdo y en especial en lo que llaman las once “competencias transversales”. La verdad es que la filosofía les estorbaba para sus fines y por ello procedieron a difuminarla. No hay entonces el equilibrio prescrito en la Constitución acerca de la formación integral del individuo y el necesario equilibro entre técnica, ciencia y humanidades. Con todo, esta reforma está muy lejos de lo que plantea Edgar Morin en su libro Siete saberes necesarios para la educación del futuro y que deberían ser considerados en una reforma de esta naturaleza. Por ejemplo, las cegueras del conocimiento y sus relaciones con el error y la ilusión; la necesidad de abordar los problemas globales y fundamentales para ubicar los conocimientos parciales que es una de los cometidos de la filosofía; la complejidad del individuo desde el punto de vista físico, biológico, síquico, cultural, social e histórico; el destino planetario del género humano; la necesidad enfrentar las incertidumbres; la necesidad de considerar a la compresión como medio y fin de la comunicación humana y el control ético de individuo/sociedad/especie mediante una democracia profunda. Esto y más se encuentra ausente en la RIEMS. Finalmente, en el Acuerdo 486, aún no publicado en el Diario Oficial, se menciona a la filosofía en el campo de las ciencias sociales. Es por ello que en sus incisos 1 y 4 dice que se examinarán los problemas desde el punto de vista filosófico. Nos parece excelente que se hayan incorporado estos aspectos que seguramente fueron producto de las expresiones de la comunidad filosófica pero ya hemos dicho que una cosa es que las ciencias sociales impliquen las grandes aportaciones de filósofos como Adam Smith, Stuart Mill; Augusto Comte y Karl Marx, entre otros y otra cosa es que la filosofía se reduzca a ello ya que está relacionada de manera compleja con las ciencias y las diversas esferas de la cultura y la sociedad. En medio de esta crisis en que vivimos y de esta incertidumbre pandémica, algo de racionalidad y humanismo en la educación de los mexicanos sería necesaria e indispensable.


 

 

"Filosofía y neoliberalismo en México" Alfonso Vázquez Salazar

05 de mayo de 2009

Ante los intentos de borrar la enseñanza de la filosofía en el bachillerato

ir arriba

Fuente: El Revolucionario
http://www.elrevolucionario.org/rev.php?articulo1367

Los cambios en los planes de estudio para México participan por igual de la misma ideología armonista y genérica de la "educación para la ciudadanía" 

El estado actual que guarda el debate en México en torno a la enseñanza o no de la filosofía en las instituciones de educación media superior del país y en todas las modalidades de bachillerato, resulta aleccionador en la medida en que viene a poner en primer plano la importancia de la vigencia de la filosofía como asignatura obligatoria en los planes de estudio.

La UNESCO ha señalado que la enseñanza de la filosofía debería llevarse a cabo incluso desde la educación básica; la realidad es que si bien la filosofía se mantiene en los planes de estudio de algunos bachilleratos –ahora con el peligro real de su desaparición–, la forma en la que se imparten sus contenidos y la calidad de la enseñanza de la misma deja mucho que desear.

En efecto, esto es un problema estructural, ya que las instituciones públicas y privadas donde se imparte la licenciatura en Filosofía adolecen de una falta de atención y de un enfoque más específico para la formación de profesionales en el ejercicio de la docencia en los niveles de enseñanza media, aunque también hay que señalar que la UNAM desarrolló para paliar esta carencia una maestría, la MADEMS (Maestría en Docencia para la Educación Media Superior), que tiene como objetivo formar personal capacitado en un campo disciplinario para cumplir mejor los propósitos de los planes de estudio del propio bachillerato de la UNAM, pero a todas luces es insuficiente.

Desde luego que la filosofía no se reduce al mero ejercicio de la docencia, pero ante la realidad social y educativa del país, es uno de los campos de posible intervención filosófica que se ha descuidado por desinterés, por penuria o por mera falta de visión política y educativa de los encargados de dirigir esos centros de enseñanza superior de nuestro país y de la comunidad filosófica mexicana en general.

Está muy bien que se tenga por objetivo formar pensadores o formar docentes e investigadores de alto nivel, pero ante la reducida oferta laboral y de desarrollo profesional en ese tipo de espacios, bien haríamos en plantear la necesidad de desarrollar mejores profesionales cada vez más capacitados para cumplir la tarea de propiciar el ejercicio del pensamiento crítico en los más jóvenes estudiantes del bachillerato.

La sacudida de la Reforma Integral a la Enseñanza Media Superior (RIEMS) promovida por la SEP debería ser un parteaguas para ponernos en serio a pensar en los retos que tiene la filosofía en México en el presente, y las posibilidades de acción para desarrollar una práctica filosófica que incida no solamente en la formación de una ciudanía responsable para la vida democrática, sino fundamentalmente de una ciudadanía activa y sobre todo crítica, que sea capaz de cuestionar todo tipo de políticas provenientes de los gobiernos que conducen al Estado –en las últimas tres décadas: neoliberales– o el tratamiento informativo que hacen los medios de comunicación de los temas que marcan la agenda de la vida pública nacional.

Ejemplos los tenemos de sobra en México: la intervención que desde la filosofía hizo en la vida pública de nuestro país José Vasconcelos todavía persiste en el imaginario político y educativo de la nación, además su obra como filósofo, político y educador sigue siendo un referente del prototipo del intelectual comprometido con la tarea de transformar su realidad y su presente; pero también en América Latina hay ejemplos luminosos que pueden servir de orientación para pensar una auténtica reforma educativa en la enseñanza de educación media superior: la generación crítica del Uruguay –denominada de esa forma por Ángel Rama– que además de fundar publicaciones decisivas y comprometidas políticamente como Marcha, se formó en un ambiente cultural en el que los más destacados intelectuales impartían cátedra lo mismo en las universidades que en las instituciones de educación básica.

La RIEMS lejos de ser una reforma integral, como pretende su nombre, es una muestra de la miopía de una tecnocracia acrítica que en nombre de la educación neoliberal y de unas supuestas competencias que todo individuo debe desarrollar para su incorporación al mercado laboral, omite no sólo a la filosofía sino a las humanidades, ya que establece cuatro áreas disciplinarias: matemáticas, ciencias naturales o experimentales, ciencias sociales y comunicación, concentrando la asignatura de historia en el área de ciencias sociales y la asignatura de literatura en el área de comunicación, y por si eso fuera poco: suprimiendo la asignatura de filosofía, dejándola en carácter de asignatura “transversal”, o sea prescindible.

Todo esto nos lleva a pensar que la filosofía como baluarte crítico ante los embates de un modelo económico que también proyecta su dimensión ideológica con ese tipo de medidas y mal llamadas “reformas” que en todo caso son una regresión, sigue teniendo una importancia que no debe ser disminuida, pero también hay que reconocer que falta todavía mucho por hacer para que esa importancia se mantenga vigente y sobre todo que se haga realmente efectiva e incida en la evolución política y crítica de nuestra sociedad.

La función de la filosofía en sociedades como la mexicana debe replantearse y recuperar ese vínculo con la política que por otro lado se ha mantenido constante a lo largo de la historia de nuestro país: desde el pensamiento liberal de un José María Luis Mora hasta el pensamiento marxista de un Carlos Pereyra, pasando por el pensamiento positivista de un Gabino Barreda, el humanista de un Antonio Caso o el claramente preocupado por discernir el perfil del hombre y la cultura en México que desarrolló un Samuel Ramos.

Todo esto nos lleva a pensar los parámetros y la función de la filosofía no solamente para el ejercicio de la docencia en las universidades, sino su intervención en la formación de los jóvenes del bachillerato, pero también en la participación activa en los medios de comunicación electrónicos e impresos –en donde la opinión pública es formada por comunicólogos, politólogos o periodistas y en donde los filósofos se encuentran ausentes–, e incluso en la militancia y vida orgánica e ideológica de los partidos políticos progresistas que buscan impulsar verdaderas transformaciones sociales.

Como ha señalado Gabriel Vargas Lozano en su artículo La filosofía en México ¿Para qué?, “no puede comprenderse en forma cabal el desarrollo de nuestra historia sin una reflexión sobre la contribución de la filosofía”, y pienso que ante embates como el de la RIEMS y el impulso de su modelo educativo neoliberal, ya es hora de actuar en serio.

 

 

"Al rescate de la filosofía". Fernanda Navarro

04 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: La Jornada Michoacán
http://www.lajornadamichoacan.com.mx/2009/05/04/index.php?section=opinion&article=002a1pol

“En esta era, pensar, es cada vez más un estado de excepción”. Ciorán.

La actual crisis del capitalismo se ha hecho sentir desde hace tiempo, de manera alarmante, en diversos campos. El de la educación es al que nos referiremos aquí, con la intención de señalar la gravedad de sus consecuencias. Podría parecer hiperbólico, exagerado, calificar dichas consecuencias de ¨atentado contra la facultad de pensar¨, es decir, contra aquello que –según se nos ha enseñado- nos distingue del animal.

En la crisis educativa actual podemos señalar ejemplos alarmantes como el declive en la ubicación de las Humanidades (Filosofía, Literatura, Historia y Estética) a un lugar secundario. Esto llegó a su máxima expresión la semana pasada, cuando se dio a conocer públicamente la eliminación de la materia de “Filosofía” (en su sentido estricto, tradicional) del Bachillerato, de Acuerdo con una Reforma de la SEP, y su transmutación a lo que llaman ambiguamente “disciplinas transversales”, es decir no obligatorias, marginales. Esta decisión ya aparece publicada en el Diario Oficial de la Federación en los Acuerdos 442 y 444 de Septiembre y de Octubre del 2008, respectivamente.

Se trata de dar continuidad a un proyecto iniciado en 1982, con la entrada del neoliberalismo en nuestro país y que se siguió realizando bajo los gobiernos del PRI y del PAN hasta tocar la educación media superior. Es nada menos que un proyecto que prioriza la tecnología con la finalidad de “orientar” al alumno hacia profesiones u oficios “exitosos” para incorporarlo al mercado de trabajo de manera obediente y subordinada.

Entre las influencias reflejadas en estas medidas, figura el Plan Bolonia, que ha suscitado grandes y recientes protestas en varios países de Europa: Grecia, España, Francia y Alemania, donde empezaron justamente a rebelarse contra el golpe a las Humanidades y por el hecho de que, en ningún momento, dicha reforma fue consultada con la sociedad civil.

Una de las carácterísticas de estas nuevas protestas y revueltas es que se niegan a ser convertidos en materia prima para la sociedad de mercado y de consumo que pretende hacer de la escuela y la universidad una fábrica, bautizando esta medida neoliberal con el nombre de “modernización de la educación”. Lo mismo ocurre aquí con CONACYT, etc. En realidad no es más que el diseño de planes de estudio que sigan sustentando y fortaleciendo el sistema que prioriza los valores materiales, la competencia y la ganancia, uniformando mentes, actitudes y ambiciones. Frente a ello, y rescatando la capacidad de pensar, se han levantado los jóvenes que han gritado al unísono: ¡No estamos al servicio del mercado ni del dinero! y exigen restituirle su lugar central a las Humanidades.

Si nos centramos en el caso de México, tenemos dos grandes retos que enfrentar 1) conservar la laicidad en la educación, ante la embestida panista de la mano de la Iglesia; un ejemplo en Michoacán: “Los Legionarios de Cristo, Fomento Cultural Banamex y Organización Ramírez promueven proyecto educativo en Santa Fe de la Laguna” (Jornada Michoacán. Abril 2-09) y 2) rechazar la propuesta de la Alianza por la Calidad Educativa (ACE) de Gordillo, de la mano del PAN, en la que figuran nuevas materias como turismo, gastronomía y computación!

Y qué decir de la última noticia publicada hace una semana donde nos comunican una novedad inusitada: a saber, que en las universidades del país se abrirá la carrera de policía, con un salario inicial asegurado de 12 mil pesos mensuales!!! No hace falta mucha imaginación, para vislumbrar los resultados, sobretodo para los que vivimos en Michoacán acostumbrados ya al verde olivo de los militares y al azul oscuro de la PFP! ¿Qué nuevo colorido nos espera a los ciudadanos para hacernos sentir “protegidos”?

Si nos preguntamos hacia dónde van dirigidos estos deplorables cambios en la educación, la respuesta resulta obvia: a disminuir la capacidad de un pensamiento crítico! Por más que el Subsecretario de Educación Media de la SEP, Miguel Zsékeli, afirme “La filosofía existe aunque no la enseñemos” (La Jornada, Abril 29-09).

Los jóvenes europeos tienen claro la amenaza que subyace. En Atenas se organizaron al grado de cancelar vuelos en aeropuertos, cerrar oficinas públicas, bancos, escuelas y grandes tiendas transnacionales, con pancartas que rezaban: “Abajo el gobierno de la pobreza, sangre y privatizaciones”. En París, más de 120 mil estudiantes manifestaron su rechazo al Plan Bolonia bloqueando más de 60 establecimientos con el lema de “Nuestra educación no está al servicio del dinero”. Cuestionaron también la “eternización” de la preparación universitaria a través de maestrías y más maestrías con costos para los estudiantes y sin ninguna garantía de empleos. El contagio se extendió a 6 grandes ciudades de Francia.

En suma, podemos resumir diciendo que los jóvenes han podido poner en crisis a la clase política de sus países y se han hecho escuchar…a través de sus volantes anónimos, alta voces, mantas, pancartas, asambleas y grafiti. Así, llegaron a declarar: “A ustedes los escuchamos todos los días en los noticieros de la TV… ¡Basta ya! ¡Ahora ustedes. son los que nos van a escuchar a nosotros! Somos la generación de los diplomas que no sirven para nada, de la eliminación de nuestros derechos laborales. Somos la generación a la que encierran en escuelas intentando meter en nuestras cabezas sus prejuicios, su lujuria por la patria, su mentira y la subordinación. Somos la generación a la que ustedes culpan de incendiar sus bancos, enfrentar a la policía, destruir la paz social que según ustedes están construyendo día y noche, insistiendo en el derecho de los ciudadanos para que obedezcan y se callen…Se acabaron sus noches tranquilas. No tenemos ilusiones ni esperanza. ¡Por eso somos peligrosos!”

Termino con una pregunta, con una invitación a pensar nuestra realidad, aquí en México. ¿Qué y cómo hacer ante las medidas atroces y retrógradas que nos llegan desde arriba; desde donde cambian secretarios de Educación y de Gobierno a su gusto y conveniencia, cada uno más incalificable que el otro? Afortunadamente la intelectualidad mexicana se ha pronunciado, en voz de algunos de sus máximos exponentes: Luis Villoro, Adolfo Sánchez Vázquez y Pablo González Casanova.

Y nosotr@s ¿hasta cuándo seguiremos tolerando las decisiones de los que viven en un México imaginario y que todos los días nos las transmiten e imponen impunemente -a través de sus medios de incomunicación masiva- impunemente? ¿Qué nuevo alfabeto debemos aprender y enseñar para evitar que la catástrofe educativa se convierta en una pandemia irreversible? ¿Cómo enfrentar ese futuro que se nos adelanta?

 

 

"Aberraciones, incoherencias y saqueo intelectual del gobierno espurio.La Filosofía amenazada"Fernando Buen Abad Domínguez

03 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: Rebelión/Fundación Federico Engels/ Universidad de la Filosofía
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=84746

No podrán borrar a la Filosofía con saliva de burócratas


Aun y cuando lo que hoy se enseña como Filosofía está lejos de ser lo que necesitamos, no seremos cómplices de la decisión de un gobierno ilegítimo dispuesto a cercenar la Filosofía sólo porque se le antoja a un puñado de burócratas. Filosofía significa, también, lucha. No esperará el gobierno espurio que aceptemos su aberración neoliberal ideada para borrar del mapa curricular a Filosofía. Ni se les ocurra. Toca a la Filosofía, y a todos, combatir al burocratismo saqueador y ponernos al servicio de la verdad y de la esperanza objetiva. Ponernos con rumbo al cambio del mundo actual por un mundo donde la humanidad se pertenezca a sí misma. Necesitamos de la Filosofía contra las traiciones de los ideólogos empeñados en la baratija de que “ya todo está escrito”, de que “las humanidades han muerto” y de que no es necesario respetar su lugar como herencia mayúscula de la Cultura. Necesitamos la Filosofía para intervenir en la Historia como una acción, vital y práctica, dispuesta a dar las mejores respuestas que podamos para al fortalecimiento de la memoria, de la crítica y de la argumentación racional hacia una vida más humana, de verdad justa y sin esclavitudes. Transformar al mundo.


Necesitamos la Filosofía y no permitiremos que se la cercene de los planes educativos. Filosofía útil contra todo criterio, egoísta, individualista e improductivo. Filosofía productiva, práctica... que contribuya a forjar la moral y la política contra toda forma de los grilletes y que sirva para inspirar a la humanidad los valores de la libertad, la igualdad y la solidaridad a toda costa. Una Filosofía comprometida con el desarrollo científico y tecnológico y una Filosofía para transformar al mundo. Ahí esta la importancia y la utilidad de la Filosofía para no callar, para no ser indiferente o conformarse con este mundo. Una Filosofía crítica plena de valores de justicia, libertad, igualdad, dignidad humana, empeñada en esclarecer y reivindicar la fuerza organizada de los trabajadores dispuestos a asaltar los cielos.


Claro que no basta hablar un día sobre Filosofía, quererla, sólo en los encuentros internacionales, sólo en las aulas o sólo en los cafés. Quererla sólo cuando hay que defender la nómina o sólo defender complicidades. Claro que no alcanza con declaraciones y buenos deseos. Hace falta una Filosofía capaz de florecer desde las bases de los movimientos sociales y reivindicar su importancia, necesidad y función social, no sólo en el sentido teórico de ayudar con reflexiones a elevar la conciencia sino, principalmente, su necesidad en la práctica para influir en las vidas dignificándolas y humanizándolas en la realidad concreta.


Quiere el gobierno ilegítimo de México aplastar a la Filosofía porque millones de personas avanzan ya con el despertar de ideas nuevas para cambiar la sociedad. Para imponer con cinismo una educación sin pensamiento y para la desmoralización de los pueblos a estas horas hartos de infamias y explotación. Es hora de profundizar la lucha. Hay una humanidad urgida de luchar por su emancipación y que ahora mismo construye sus banderas nuevas. La burocracia espuria quiere cercenar a la Filosofía para que no pensemos ni actuemos críticamente. No vamos a permitirlo. No vamos a tolerar las acciones burguesas para quebrar, romper, deformar y deprimir la conciencia de los estudiantes, para frenar su tarea histórica que es organizarse, cobrar conciencia de sus necesidades y sus fuerzas y cambiar la vida. Desplegaremos, con todas sus banderas, la Filosofía que ha sabido luchar contra la alienación. Agitaremos la beligerancia de la Filosofía para combatir a la miseria y a la barbarie.


El papel de la Filosofía consiste en ser militante de la verdad y la libertad o será nada. Ser investigadora y rebelde en la práctica absoluta contra la Alienación. Ser una acción de lucha para elevar la conciencia dispuesta a transformar la realidad miserable en que vivimos para ayudar a desarrollar una humanidad consciente de sus contradicciones y de su necesidad de actuar organizada. Denunciemos la miseria en las aulas. Somos testigos, protagonistas y víctimas de una guerra ideológica virulenta empeñada en imponer los valores burgueses más nocivos y aberrantes. Los mismos que ahora arrancan de las aulas a la Filosofía para hundirnos más en la ignorancia.


Ahora mismo nada de esto es mucho pedir.


Filosofar es muy importante pero más importante es filosofar correctamente. No creamos que el mundo cambiará sólo porque nos guste filosofar, (producir filosofía), hace falta más que eso, hace falta que ese filosofar tenga base y búsqueda de la verdad, que ese filosofar incluya ideas movilizadoras, que no nos detenga y que si, a cambio, nos de fuerzas para pensar, con otros, qué medios y modos nos hacen falta para organizarnos y superar lo que nos oprime, aliena, explota y amarga la existencia. ¿Qué es la Filosofía?: La filosofía es un trabajo (también) Todos saben que la Filosofía es un amor. Pocas cosas son más sabrosas, divertidas y (a veces) movilizadoras como echarse, frecuentemente, con amigos o no tanto, una buena filosofada. A caso en las sobremesas o las asambleas, mientras se viaja, antes de dormir, en una cantina, en un café... Filosofar al fragor de las relaciones sociales para entender, para entenderse, para explicar y explicarse, para avanzar, para interrogar y especialmente para inaugurar pensamientos, para organizarnos mejor, para mejorar los debates, abrir brechas, para recuperar nuestro desarrollo, para pegar saltos cualitativos y tomar (ganar) conciencia. Y, ojala, para entrar en acción. Filosofar además de ser, a veces, motor de para la acción, implica elegir, también. Elegir es una forma activa de filosofar. Actuar, bien puede ser, expresión concreta de lo filosofado.


Por si sola ninguna “filosofía” cambiará al mundo. Es necesario darle vida y que tenga vida bajo la energía misma de la energía colectiva. Y es tan importante esto de filosofar correctamente porque tiene que ver con nuestros pensamientos y nuestras conductas, porque tiene que ver con qué ideales y que realidades, incluso confrontadas, nos impulsan a la acción organizada, profunda y permanente. “Filosofar” no es cosa reservada a genios o a especialistas, todos filosofamos aunque no nos demos cuenta... el chiste es, insistamos, filosofar para la acción, no para el miedo, no para la soledad, no para silencio... filosofar para la transformación (no mesiánica) del mundo y si entre todos.


Filosofar no debe servirnos sólo para explicar o contemplar.


Nada está perdido. Muchos profesores y estudiantes de filosofía, trabajadores en sus sentidos mejores, del pensamiento y la acción, van y vienen convencidos de que ya se acerca la hora. Hay datos concretos, movilizaciones, acuerdos y conquistas concretas. Unas más secretas que las demás, pero todas a tiempo con la hora de la hora... o sea la hora de los grandes cambios. Y no andan estos desnudos de ideas. Andan con sus propuestas y sus debates resistiendo y expandiendo tácticas y estrategias para que, más temprano que tarde, sin esperar a que les den permiso, los trabadores de todo el mundo se unan, como se debe, de una vez por todas. Bajo la filosofía de todos, la unidad de todos los explotados, la huelga general, por ejemplo. "La vida enseña". La ideología burguesa atraviesa una crisis cuya derivación general avanza hacia el idealismo, el misticismo y la superstición cada día más cincos. ¿No será esta la hora de que nos organicemos para combatir semejante tendencia y desfachatez?


La verdad que apasionadamente ha de buscar la Filosofía no es una colección de tesis dogmáticas fijas que, una vez encontradas, sólo haya que aprenderse de memoria. El proceso mismo del conocer, por sí no tiene sentido sin un compromiso absoluto con la verdad y hacia la transformación definitiva de la sociedad. Insistamos si es preciso. De nada sirve filosofar si se pretende encontrar una verdad absoluta, un punto en que ya no permita avanzar, un punto que frene el desarrollo. De nada sirven las ideas que nos hacen cruzar los brazos para contemplar la verdad absoluta. La Filosofía no puede tener ni admitir un dogma final, un punto de llegada definitivo: la perfección. La filosofía que requerimos ha de ser obra de un proceso de fases transitorias en desarrollo infinito como es el desarrollo de la sociedad humana, desde lo inferior a lo superior. Proceso que cumpla con todas las fases necesarias, que la engendren y caduquen hasta alcanzar condiciones nuevas y superiores. Una filosofía que nos ayude a mejorar nuestras ideas y nuestras acciones, una filosofía de la praxis para el espíritu y para la panza, para la humanidad toda, para recuperar su desarrollo todos y entre todos... seria bueno ¿No?


Hay que poner sobre la mesa todos los elementos para analizar qué pasa con la filosofía hoy la docencia y la investigación, ante esa pauta mercantil que se ha interpuesto al quehacer teórico práctico del filósofo. Hay que interrogar todo la dignidad de la disciplina y el derecho a su autonomía relativa ante las crisis sociales. Hay que poner bajo la lupa de la crítica la idea de que la Filosofía debe “modernizarse” para “responder” mejor a los “retos y desafíos” que le plantea la “sociedad del conocimiento”. Es decir la sociedad de mercado.


Si hay algo que une a la humanidad, a lo largo de su historia, son nuestras luchas constantes para liberarnos de las opresiones y tomar control sobre nuestras vidas, la lucha para ser libres en el sentido concreto y colectivo de la palabra. Para contribuir a perfeccionar esa lucha la Filosofía se presenta como una herramienta no acabada, capaz de permitir, y exigir, su perfeccionamiento paulatino, probado y provisional siempre. Como ningún otro. Método que no opera fuera de la realidad, método para la superación del capitalismo decrépito y la construcción del socialismo en manos de los trabajadores, (incluidos los trabajadores de la filosofía) por sus propias manos, como parte de su hacer y de su hacerse a sí mismos, como logro de los trabajadores que posibilitarán un desarrollo mucho mayor de la ciencia, la cultura, la educación... que harán avanzar a la humanidad mucho más rápidamente. Y eso nos urge.


Nada en materia de producción y desarrollo filosófico en México puede ser analizado al margen del contexto mundial: Está el planeta hundido en una crisis económica, política y social... está la humanidad sumergida en una crisis de dirección revolucionaria. Bajo regímenes “legales” diversos, se modelan, con impunidad casi total, estrategias de “baja intensidad” para sacar de circulación ideas y teorías incómodas, movimientos y denuncias peligrosas y especialmente vinculaciones de la Filosofía con la transformación efectiva y la superación democrática del capitalismo. Tenemos que reconocer el hecho de que los intereses de clase han introducido falsificaciones, saqueos, secuestros y degeneraciones sin fin, especialmente en las ciencias sociales y las “humanidades”. Hoy los burócratas que parasitan el mundo de la educación, decidieron por su antojo borrar de mil modos la presencia de la Filosofía para continuar su tarea de imponer un “pensamiento único” ciego y sordo. Es necesaria una Filosofía de lucha. No una atemporal, no una de “sanciones” o de preceptos extraterrestres. No una Filosofía de patrones y de clérigos. Necesitamos una Filosofía capaz de poner en acción nuestro entusiasmo y nuestras convicciones más hondas y solidarias, es decir, colectivas para frenar este saqueo intelectual orquestado por el burocratismo espurio que comanda Calderón. Habrá lucha de ideas, lucha política, lucha de trabajadores, profesores y estudiantes que no permitirán semejante desfalco y semejante bofetada autoritaria. Algunos ya tomamos nuestras trincheras y esperamos adhesiones internacionales. Urge. udelafilosofia@gmail.com

 

 

"¿Por qué la filosofía?" Enrique Dussel A.*

02 de mayo de 2009

ir arriba

Fuente: La Jornada
http://www.jornada.unam.mx/2009/05/02/index.php?section=opinion&article=020a1pol

En todas las grandes culturas neolíticas, en Egipto, desde los textos de Menfis en el tercer milenio antes de la era común; en la China, desde el tercer milenio de dicha era con el I Chin; en el Indostán, desde el comienzo de la elaboración oral de los Upanishad; en Palestina, desde el siglo VIII adC, con los profetas de Israel; en Grecia, desde la misma época, aproximadamente, y en América, un milenio después, se fueron dando los cánones que organizaban la sabiduría de esos pueblos. Las comunidades urbanas realizaron una labor de síntesis de los principios que fundaban sus determinados modos de vida. Los que se dedicaban a esa labor de ordenar las interpretaciones más profundas de la existencia de esas comunidades altamente desarrolladas se denominaron amantes de la sabiduría (en griego filósofos, en azteca tlamatinime). Eran los que podían dar cuenta de forma ordenada y racionalizada de los diversos modos del saber, es decir, que relacionaban las observaciones astronómicas, descubrimientos matemáticos, etcétera, con las experiencias agrícolas, los saberes medicinales y con los recuerdos de las gestas de los pueblos.

De esta disciplina intelectual (entre los griegos denominada episteme, que podríamos traducir como saber estricto por argumentación) se fueron lentamente desprendiendo todas las hoy llamadas ciencias. La misma matemática era parte de la enseñanza filosófica en la Academia de Platón, en Atenas. La astronomía formaba parte de la física, que era una disciplina filosófica en el Liceo de Aristóteles. La escuela filosófica de Bagdad, desde el siglo IX, se ocupaba igualmente de la matemática, inventó los números arábigos, los logaritmos y la astronomía heliocéntrica, entre otros. Y fue por influencia árabe, por conducto de los traductores de Toledo, que la filosofía con base empírica aristotélica llegó a París en el siglo XIII, punto de partida de todo el desarrollo posterior europeo de las ciencias.

En épocas normales, donde el orden de un sistema civilizatorio funciona todavía adecuadamente, los momentos clásicos de las culturas, la filosofía ordena los saberes y permite crear el tejido intersticial de las ciencias, dando unidad a la cosmovisión correspondiente. Así funcionó durante más de 20 siglos la filosofía confuciana en China, que se ha regenerado con el neoconfucianismo que alienta en el presente el renacer aún económico del Oriente extremo (desde Singapur a Surcorea o China –ya que Mao Tse Tung, aunque marxista era en verdad un lector asiduo de Wang Yang-ming (1472-1529), el fundador del neoconfucianismo. En estos casos la filosofía es el fundamento de la educación del sistema.

Pero en épocas de crisis como la que experimentamos en el presente (no sólo en los países centrales del capitalismo por el colapso del dogmatismo neoliberal y el estancamiento de la producción industrial, sino igualmente por la crisis de los partidos políticos y el sistema representativo en todo el mundo) es necesario repensar todo el andamiaje científico, tecnológico y político, lo que exige tener capacidad crítica y vislumbrar el conjunto del proceso civilizatorio para inventar nuevos supuestos y alternativas. Para ello no bastan las ciencias de mediaciones, de los instrumentos de un sistema, sino las disciplinas que permiten repensar la totalidad de los medios y los fines, de su sentido último, para descubrir las contradicciones que han llevado a la sociedad en su conjunto a callejones sin salida.

Es entonces, en esos momentos límites, que la crítica de la totalidad es imprescindible y la filosofía es la única disciplina racional (que sabe pensar aún el fundamento de las ciencias) que puede encarar esa función crítico-creadora. La geometría desarrolla en un espacio abstracto y vacío sus axiomas y desarrollos posteriores, pero la filosofía puede pensar lo que dicho espacio es, condición que posibilita la geometría. La matemática se ocupa de la cantidad, de los números, pero no puede definir lo que son la cantidad y el número: los usa, pero no puede describir su contenido último. Los sistemas de salud, la medicina, suponen la definición de la enfermedad (que es muy diversa en cada cultura y evoluciona históricamente), pero no pueden tratarla como su objeto, sino que la suponen implícitamente. Y así en todos los sistemas científicos, sociales, políticos o económicos.

La economía de mercado supone la existencia del mercado –concepto que, en primer lugar, introdujo en la argumentación moderna un filósofo: Adam Smith (1723-1790)– y su definición exige la intervención del filósofo. Recuérdese que el mercado fue incluido como un momento de una argumentación ética y fue la propuesta de B. de Mandeville (1670-1733) para solucionar la contradicción de la existencia de vicios privados (como el propio interés) que se transformaban en virtudes públicas (la producción de riqueza social por parte del egoísta).

En toda crisis la práctica de la filosofía integrada a grupos interdisciplinarios es esencial ya que permite pensar los supuestos de un sistema económico, político, pedagógico, etcétera, para crear en cada campo las condiciones innovadoras de alternativas no sospechadas.

Por ello es lamentable que un país en crisis como México elimine de la enseñanza media superior el aprendizaje filosófico, lo que supondría dotar al alumno de recursos teóricos que sólo le permitan repetir lo que se supone que el mercado en crisis requiere y no, principalmente, para descubrir innovaciones creativas en otros aspectos o sistemas inéditos, pero posibles para una mente adiestrada, no en la mera repetición mimética, sino en saber pensar lo inédito. Más que nunca se necesitan espíritus creadores y no meramente repetitivos de caminos trillados que llevan al despeñadero.

Además, la corrupción generalizada de la sociedad, en la economía (¡hasta los banqueros roban!), en la política (los representantes piensan en sus ventajas y no en la de sus representados), en la religión (los sacerdotes son pederastas o corruptores de menores), etcétera, nos habla de la necesidad de que la población pueda meditar en algún momento de su etapa educativa sobre la ética, sobre la responsabilidad del cumplimiento de principios que hagan la vida humana digna de ser vivida. Y es solamente en las clases de ética, impartidas por filósofos en la preparatoria, que se pueden estudiar esas cuestiones cruciales para la existencia humana.

Por todo ello nos parece del todo injustificado, irracional y propio de personas no sensibles a las dificultades que sufre nuestra sociedad, el haber pensado siquiera eliminar las disciplinas filosóficas de la enseñanza media superior. Se formarían profesionales aptos para apretar botones de máquinas que no podrían desmontar ni inventar para que fueran las adecuadas para una sociedad más equitativa. Serían autómatas al servicio del mejor postor sin ninguna conciencia crítica, ni creadora ni ética. Lo peor que le puede acontecer a un pueblo es formar a sus profesionistas como simples ejecutores de órdenes venidas de los países hegemónicos, que siempre intentan transferir hacia el centro las riquezas de las neocolonias que se dejan explotar. Es evidente que esos planes de estudios (la reforma de la enseñanza media superior) han sido ideadas por los países más desarrollados y dominadores, que nos venden esos planes como los más avanzados, siendo, en verdad, proyectos que nos desarman teóricamente e impiden detectar los mecanismos de la indicada transferencia de riqueza.

Eliminar las disciplinas filosóficas de la enseñanza media superior es traicionar irresponsablemente la posibilidad de tomar conciencia de los fundamentos de la autodeterminación crítica y ética de la tecnología, la economía y la política del país.

* Filósofo

 

 
   
 

Observatorio Filosófico de México - Tomando el Pulso de la Filosofía en México

 
Desarrollado por ©Pixeles Invasores / Creamos el Mundo de OFM www.pixelesinvasores.com
Pixeles Invasores // Creamos Mundos